El Comercio

Los padres de Barres no matricularán a sus hijos como medida de presión

Fachada principal de la escuela de Barres, en Castropol
Fachada principal de la escuela de Barres, en Castropol / D. S. FUENTE
  • Las familias se sienten molestas ante la preinscripción de oficio de los escolares en La Paloma «incumpliendo la Ley de Protección de Datos»

Las familias de los cinco alumnos de la escuela de Barres pertenecientes al Colegio Rural Agrupado Tapia-Castropol no matricularán a sus hijos el próximo curso, como medida de presión para que el Principado conteste a las alegaciones presentadas por las familias el pasado 4 de mayo. Con esta medida pretenden que la Consejería de Educación dé el visto bueno a la implantación del primer ciclo de Primaria, como se hace en las otras escuelas rurales del concejo. Esta decisión, permitiría quedarse en el centro a los cuatro escolares que el próximo curso estudiarán primer curso de Primaria, que junto con un alumno de educación infantil y otros dos posibles nuevas matrículas, permitiría mantener abierta esta escuela rural.

Las familias ya tienen reservada la plaza para el próximo curso en el colegio La Paloma de Castropol, una situación que ha molestado a los padres de Barres ya que «lo hicieron de oficio, sin contar con nuestra voluntad», aseguraba Ana García, quien cree que se ha incumplido la Ley de Protección de Datos ya que «estuvieron expuestos sus nombres en la puerta del centro». García dejó claro que los alumnos «de ninguna de las maneras se van a matricular en ese colegio».

Los padres de Barres cuentan con el apoyo de PP, IU y Podemos que «nos han llamado para interesarse por nuestro caso», y se sienten molestos con el alcalde, el socialista José Ángel Pérez, ya que «quedó en hablar con nosotros el miércoles y ni tan siquiera nos devuelve las llamadas», aseguraba una de las madres.

Transporte

Los padres niegan estar enfrentados con las familias que libremente llevan a sus hijos al colegio La Paloma, «queremos una solución que permita la ampliación sin que afecte a las familias que mandan a sus hijos a Castropol», dijo Ana García, quien cree que la nueva Ley de Transporte Escolar «permitirá mantener abierta la escuela sin que los alumnos de Castropol pierdan su derechos», aseguraba esta madre. Por su parte, el Partido Popular cree que «se trata de una estrategia del consejero para enfrentar a las familias», y apuesta libremente por la libre elección de centro de las familias.

Desde esta formación política han acusado al consejero de Educación, Genaro Alonso, de «mentir», ya que si la escuela de Barres sigue abierta «los padres que manden a sus hijos a Castropol no perderán el derecho a beca del transporte». El próximo martes se llevará a cabo una jornada de convivencia, cuyo tema central versará sobre el apoyo a la escuela rural, en el aula de Figueras.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate