La autopsia revela que el vecino de Cangas murió por ahogamiento

Zona del río Narcea en la que encontraron el cadáver del vecino de Cangas del Narcea./BELÉN G. HIDALGO
Zona del río Narcea en la que encontraron el cadáver del vecino de Cangas del Narcea. / BELÉN G. HIDALGO

Su cadáver fue encontrado en la noche de este miércoles en Puente del Infierno, tras más de quince días desaparecido

BELÉN G. HIDALGO

Onésimo González, vecino del pueblo de Llano, en Cangas del Narcea, cuyo cadáver fue encontrado en la noche de este miércoles en Puente del Infierno, murió por ahogamiento, según reveló la autopsia. No se hallaron lesiones de defensa, por lo que la Guardia Civil apunta que la muerte del vecino desaparecido durante más de quince días fue accidental.

El cadáver de Onésimo González, de 43 años, fue descubierto por un vecino poco antes de la diez de la noche del miércoles y esta persona fue quien dio aviso a la Guardia Civil, que se encargó de sacar el cuerpo sin vida del pescador cangués del río Narcea.

El lunes por la tarde la Guardia Civil había encontrado la caña de pescar de Onésimo en el mismo río a apenas trescientos metros de su vivienda. Fueron los vecinos los que confirmaron que este aparejo era del desaparecido. En la mañana del martes los voluntarios que peinaban el río encontraron, asimismo, un pantalón deportivo que el equipo de investigación de la Guardia Civil estaba intentando comprobar si pertenecía al desaparecido. Esta prenda fue hallada unos metros más abajo de la depuradora de Corias. Según explicaron los voluntarios, el desaparecido vestía en ocasiones con este tipo de indumentaria. Entre la zona donde apareció el pantalón y el lugar donde se encontró el cadáver de Onésimo González hay una distancia de unos tres kilómetros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos