Los caminos sin asfalto de Parada La Vieja, un peligro ante el invierno

Ricardo López, Enedina Morán, Francisco Rubio, María Fernández y José Rubio, en el tramo del camino donde reclaman mejoras. / B. G. H.

Los vecinos urgen la reparación de un tramo con una pendiente pronunciada que, según la edil de Obras, ya está en proyecto

BELÉN G. HIDALGO CANGAS DEL NARCEA.

Un año más, el invierno llegará a Parada La Vieja y las calles de su pueblo continuarán sin pavimentar. Situado a más de 900 metros de altitud, las poco más de treinta personas que allí viven, lamentan que el Ayuntamiento aún no haya dado respuesta a su principal demanda: la ejecución del saneamiento y, sobre todo, a la más urgente, el acondicionamiento de un tramo del camino que comunica con la carretera. Éste se caracteriza por una acusada pendiente y una desgastada planchada de hormigón que complica el acceso cuando las temperaturas descienden y las heladas y la nieve se convierten en una resbaladiza capa que añade aún más dificultad a la circulación.

El malestar de los vecinos es mayor desde el último Pleno ordinario, celebrado el pasado lunes. En él, la edil de Obras, Laura Álvarez, aseguraba ante la Corporación que los técnicos municipales ya habían acudido al pueblo a realizar las mediciones oportunas para redactar el proyecto. Una información que reafirmó a este periódico y que, sin embargo, pilló por sorpresa a los vecinos. «A nosotros no nos consta que hayan subido a medir y nos parece raro que haya sido así, pues siempre hay gente en el pueblo», señala María Fernández, vecina que afirma haberse puesto en contacto con la edil para aclarar esta cuestión, «sin mucho éxito».

«Es triste y lamentable que en pleno siglo XXI estemos así», lamenta Enedina Morán. «Son ya varias las veces que los vecinos tienen que echarme una mano para salir con el coche por esta pista», cuenta Francisco Rubio. Vive en la parte más baja del pueblo. «Cuando te vas acercando a la pendiente, tienes que coger carrerilla. A veces no logras salir a la primera y tienes que recular y volver a intentarlo», critica este vecino que recuerda haber pedido a sus paisanos ayuda para que empujasen o remolcasen su coche.

Ricardo López denuncia que han tenido que trasladar a un residente enfermo en camilla por el camino porque la ambulancia no llegaba a su casa. «No le tenemos nada que agradecer al Ayuntamiento», concluye cabreado Francisco Rubio.

Fotos

Vídeos