Cangas, seducida por la cultura de sus inmigrantes

El rincón dedicado a Rumanía fue uno de los más populares de la jornada. /  B. G. H.
El rincón dedicado a Rumanía fue uno de los más populares de la jornada. / B. G. H.

Ciudadanos de ocho nacionalidades participaron en la séptima edición de las jornadas 'Sabores y Saberes'

BELÉN G. HIDALGO CANGAS DEL NARCEA.

Mezcla de olores, sabores y acentos llenaron el patio del Ayuntamiento de Cangas del Narcea ayer a mediodía. Se celebraba la séptima edición de las jornadas de encuentro cultural y gastronómico 'Sabores y Saberes', que organiza el área de Servicios Sociales del Consistorio cangués. «Se trata de favorecer la integración de los inmigrantes de diferentes nacionalidades que conviven con los cangueses. Además, es su forma de dar las gracias al pueblo que les está acogiendo», explicó Marta Álvarez, de Servicios Sociales.

En el concejo conviven más de treinta nacionalidades y son los inmigrantes procedentes de Marruecos y Rumanía los más numerosos. «Disfrutan mucho del encuentro. Les encanta mostrar sus tradiciones, su comida», indicaba Álvarez antes de que decenas de cangueses se acercasen a descubrir las culturas de esos vecinos con los que conviven a diario. Así, en apenas unos metros cuadrados, viajaron por Marruecos, Rumanía, Argentina, China, República Dominicana, Colombia y Portugal, sin olvidarse de España.

Fiel a su cita, Maribel Menéndez probaba los platos rumanos: «Es el tercer año que vengo. Me gusta, sobre todo, el repollo relleno (sarmale, en rumano)», dijo.

Postre de calabaza y 'baghrir'

Todo un descubrimiento para María Fernández fue el postre de calabaza de China: «Está muy rico. No lo conocía. Siempre como lo clásico que ofrecen en los restaurantes», comentaba. Mientras, el té era servido por las familias marroquíes. La gente preguntaba por la ropa, por esos bordados tan esmerados: «Aquí no se hace tanto», contaba Miriam Elakraoui. Suelen acudir a este rincón en busca de cuscús, el plato estrella, pero fueron muchos los que se sorprendieron con el 'baghrir', el frixuelo marroquí.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos