Carbonar, la única mina canguesa en activo, en concurso de acreedores

Laura Álvarez y José Víctor Rodríguez, en el centro, con los representantes de los trabajadores. /  B. G. H.
Laura Álvarez y José Víctor Rodríguez, en el centro, con los representantes de los trabajadores. / B. G. H.

La extracción se detuvo en enero tras un incendio que obligó a despedir a 120 trabajadores externos y sometió a un ERE a otros 28

BELÉN G. HIDALGO CANGAS DEL NARCEA.

«Los trabajadores estamos hundidos y con resignación». Así resumió ayer José Manuel Linde, presidente del comité de empresa de Carbonar -la única mina activa en Cangas del Narcea -el estado de ánimo de los trabajadores de la explotación ubicada en Vega de Rengos. La empresa minera solicitó un concurso de acreedores voluntario ante el Juzgado de la Mercantil número 1 de Oviedo. Una situación que el representante de los trabajadores, confesó, temía que podría suceder. «Es algo que sabíamos que podía pasar. Nos da cierta esperanza que la empresa pretenda protegerse y también a los trabajadores. A partir de ahora, todo es una incógnita. Aventurarse a hacer planes de futuro es, en estos momentos, temerario», afirmó el dirigente sindical

La situación de la minera se complicó a principios de año. Entre el 22 y el 23 de enero se declaró un incendio en la planta sexta de la explotación, lo que obligó a detener la extracción de mineral. Las labores de extinción se prolongaron durante más de un mes y la dirección de Carbonar prescindió entonces de los 120 trabajadores empleados en las tres empresas auxiliares de la minera. A principios de marzo, gracias a la inyección de nitrógeno gaseoso que inundó la planta se dio por extinguido el fuego, que volvería a reavivarse unos días más tarde al comenzar el achique del líquido y retomarse la ventilación de la galería. Esta realidad obligó a la minera a plantear un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectó a una treintena de trabajadores.

Según el presidente del comité de empresa, la situación laboral de la empresa no experimentó ningún cambio. «Entre el 70 y el 80% de la plantilla está al ERE: unos 28 trabajadores, aproximadamente. El resto, unos 18, se mantienen en activo», explicó. Se trata de los empleados que forman parte de los servicios mínimos con los que la empresa continúa realizando las labores de achique de agua y de mantenimiento en la planta. «Una vez que esté achicada, la empresa, el administrador, o a quien le corresponda, decidirá qué hacer», apuntó Linde. El incendio, a día de hoy, se encuentra extinguido, «pero hay que ser cautos», subrayó Linde.

18 empleados trabajan en el pozo, realizan servicios mínimos de mantenimiento

Ayer, el alcalde cangués, José Víctor Rodríguez, junto a la teniente alcalde, Laura Álvarez, recibieron a los representantes de los trabajadores en el Ayuntamiento para conocer los detalles del concurso de acreedores. «Reivindicamos que si el proceso de liquidación avanza, lo haga no hacía la extinción de la actividad sino hacia la compra de la empresa para que la actividad pueda seguir. Ése sería el peor de los escenarios. El mejor sería que Carbonar siguiera abierta», señaló el regidor cangués. La próxima semana, según anunció el primer edil, mantendrá una reunión con el administrador concursal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos