Un centenar de personas toma las calles de Trevías para pedir mejoras en el colegio público

Vecinos, alumnos y representantes de diferentes asociaciones participaron en la manifestación. / D. S. F.
Vecinos, alumnos y representantes de diferentes asociaciones participaron en la manifestación. / D. S. F.

El AMPA reclama que se solucionen todas las deficiencias del centro, más allá de los 51.000 euros que la Consejería de Educación ha anunciado

BELÉN G. HIDALGO TREVÍAS (VALDÉS).

Un centenar de personas acudieron ayer a mediodía a la convocatoria de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) del colegio público San Miguel de Trevías para reivindicar las obras de mejora en el centro. Vecinos y colectivos tomaron las calles de la villa valdesana para reivindicar la reparación de todas las deficiencias que presenta el centro. «Estamos muy contentos con la afluencia de gente que hemos tenido. Están todas las asociaciones del entorno», dijo la presidenta del AMPA, Lidia Fernández.

A pesar de que la Consejería de Educación les ha trasladado que destinarán 51.000 euros para la reparación de los desperfectos que presenta el colegio, Fernández insistió en la necesidad de que «el Ayuntamiento no se vaya de rositas y asuma su parte de la cuantía necesaria para que se arregle todo lo que hace falta», subrayó la representante.

Y así lo expresaron los participantes en la manifestación que discurrió por las calles de Trevías. Adultos y niños reclamaron las obras con estrepitosos bocinazos. En la pancarta que exhibieron para encabezar la manifestación, aludieron a la necesidad de entendimiento entre la administración local y regional para dar respuesta a sus demandas. «Ayuntamiento de Valdés: no hace conservación. Consejería de Educación: no hace inversión. AMPA y colegio San Miguel: ¡Queremos solución!», se leía. Con más color lucían sus demandas los alumnos que portaron unas cartulinas grandes en las que se podían leer mensajes como: «Queremos jugar al baloncesto sin morir en el intento», en alusión a las goteras y desperfectos que presenta el gimnasio donde tampoco hay calefacción desde hace cuatro años, o «Los niños del San Miguel nos merecemos un cole que esté bien», en referencia al mal estado del tejado, la valla del centro, el cobertizo y la primera planta del edificio.

La directora del centro, Teresa Losada, que también estaba en la concentración, comentó que la calefacción del polideportivo es una de las reclamaciones más urgente y que «técnicos municipales acudieron al colegio y certificaron que era necesario cambiar la caldera». Aquí comienza la batalla entre administraciones. Por su parte, la alcaldesa de la parroquia rural de Trevías y edil valdesana, Sandra Gil, aclaró que «si hay que cambiar la calefacción, corresponde a la Consejería». Gil consideró «legítimas» las reivindicaciones y atribuyó el estado de deterioro del colegio «al uso normal del mismo, con más de cuarenta años».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos