Cerca de 650 firmas llevan el asfalto a Alguerdo

Los parrales y la arquitectura tradicional son un importante atractivo turístico de Alguerdo. / E. C.
Los parrales y la arquitectura tradicional son un importante atractivo turístico de Alguerdo. / E. C.

Los vecinos logran que las máquinas vuelvan al turístico pueblo de Ibias para acondicionar el vial que lo une con Bustelo

BELÉN G. HIDALGO IBIAS.

Alguerdo tenía una asignatura pendiente: el arreglo de su pista. Era una obra muy demandada, pues tal y como recuerda Marcos Rodríguez, representante de la junta vecinal, «nunca había sido asfaltada». El camino de piedras y tierra deslucía la riqueza patrimonial de este rincón del concejo de Ibias. Sus parrales, una suerte de techo natural que cubre las calles de gran parte del pueblo, permiten callejear por su trazado en busca de conservados hórreos y paneras y también suntuosas casas señoriales.

«Las máquinas han comenzado a trabajar hace apenas unos días. No me lo puedo creer. Es un logro muy importante», explica este vecino que logró recoger 645 firmas a principios de año para solicitar que finalizasen las obras en los cinco kilómetros pendientes de pavimentar. «Se trata de unos trabajos muy necesarios. Se habían asfaltado 1,3 kilómetros de los cinco que aun estaban con tierra. Ahora, se acondicionarán 1,7 kilómetros del vial que une Bustelo con Alguerdo y esperamos poder concluir el próximo año los dos kilómetros que faltan por pavimentar», explica la alcaldesa de Ibias, Silvia Méndez Abello. La Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales ha destinado al acondicionamiento de este tramo que une Bustelo con Alguerdo un presupuesto de 126.325 euros.

«Es lo justo. Llevamos muchos años peleando por esta pista que, además, es la segunda vía más importante del concejo», indica Marcos. Esta carretera local discurre paralela a la AS-212 (Cecos-Degaña). Además, enlaza el puerto de Connio con Tormaleo y comunica las parroquias ibienses de Cecos y San Clemente.

Marcos Rodríguez relata lo complicado que resulta vivir en un pueblo con este acceso. Los inviernos son duros, por los argayos y las acciones de las heladas y las lluvias. Pero también el estío resulta tedioso. «Es horrible circular por esta pista en verano con la polvareda que se levanta», apunta este vecino. El día a día de los lugareños, añade, es «muy duro. Los coches sufren averías debido a las condiciones de las pistas», argumenta. En verano, turistas y veraneantes también hacen frente al mal estado de la vía. «Alguerdo es un pueblo que gusta mucho a los turistas y estábamos casi aislados», resalta. Ahora, con casi dos kilómetros de vía próximos a asfaltar, esperan dejar atrás un pasado de tierra y dar la bienvenida a un futuro próximo en el que toda la vía sea de asfalto.

Fotos

Vídeos