Cien alumnos de Cangas estudian a Gómez del Collado en su aniversario

José Ramón Puerto acompañó a los alumnos a ver las obras más relevantes de Gómez del Collado. /  B. G. H.
José Ramón Puerto acompañó a los alumnos a ver las obras más relevantes de Gómez del Collado. / B. G. H.

Cuatro centros realizan la ruta por los edificios más relevantes del arquitecto, como son el Puente Colgante y el hotel Truita

BELÉN G. HIDALGO CANGAS DEL NARCEA.

Ayer se cumplían 107 años del nacimiento del arquitecto cangués, José Gómez del Collado. Para celebrar su aniversario, un centenar de alumnos de Primaria de cuatro colegios de Cangas del Narcea recorrieron las calles del concejo deteniéndose a observar rincones en los que hasta ayer no habían reparado o que desconocían que habían sido ideados por tan ilustre cangués. La ruta comenzó en el puente colgante, donde el arquitecto José Ramón Puerto se convirtió en guía turístico para explicar a los estudiantes el legado de Gómez del Collado, que conoce a la perfección, pues acaba de presentar una tesis doctoral sobre su obra.

El puente colgante sigue generando expectación entre los más jóvenes. «Fue lo que más me gustó, por los cables que lo sujetan», comentó Martín García, alumno del colegio de Vega de Rengos. Varias fueron las paradas realizadas. Frente a la cafetería Julter y después ante el hotel Truita, los alumnos descubrieron la influencia que pintores como Piet Mondrian o Jean Arp ejercieron sobre el arquitecto cangués. Señalando a la fachada de este edificio, les contó la importancia del color en su obra: «Gómez del Collado decía que el color en los edificios era como la corbata para el traje de los caballeros».

La ruta llegó a su fin tras descubrir que el gran escaparate de la tienda de Morodo, todo un hito en su momento, que su casa-estudio no estaba apoyada en uno de los lados y algunos clientes temían acercarse, una joyería cuya fachada fue realizada con los mismos materiales que el Talgo, entre otras curiosidades. «Se trata de que los críos entren en el singular mundo de Gómez del Collado y despertar su curiosidad», afirmó Puerto. Con la lección aprendida, los alumnos se metieron en la piel de Gómez del Collado y levantaron su versión del hotel Truita.

Fotos

Vídeos