El colegio de Belmonte estudia una solución ante los recortes tras la cita con Educación

BELÉN G. HIDALGO BELMONTE DE MIRANDA.

El colegio público de Belmonte mantiene el pulso con la Consejería de Educación. La Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) del colegio se reunió ayer con los responsables regionales y próximamente lo hará con las familias para trasladarles el contenido de este encuentro y decidir cuáles serán los próximos pasos a a seguir. «Tenemos pensado organizar la reunión el próximo martes con las familias de los alumnos y ahí decidiremos qué haremos», explicaba al término de la reunión Mónica Gormaz, presidenta del AMPA.

La comunidad educativa de Belmonte ha iniciado una campaña de protesta tras conocer que en el próximo curso se suprimirá una plaza de Primaria a tiempo completo. Esta pérdida se suma también a la reducción a media jornada del titular de Educación Física que sufrieron durante este curso. El colectivo también reclama el ciclo de Educación Secundaria Obligatoria (ESO). Banderas verdes con el lema 'Belmonte, escuela en peligro' cuelgan ya de las fachadas de las viviendas, comercios, restaurantes y el Ayuntamiento de la localidad con el objetivo de dar mayor visibilidad a esta campaña reivindicativa que cuenta con el apoyo de todos los sectores económicos de la población. De hecho, el equipo de gobierno de Belmonte de Miranda respaldó por unanimidad en el Pleno una propuesta para apoyar las reivindicaciones del AMPA del colegio público del concejo.

La semana pasada el AMPA y, Rosa Rodríguez, la alcaldesa de Belmonte de Miranda se habían reunido con la consejería y le trasladaron su disconformidad con la medida. Tras comprometerse a estudiar la situación y tratar de buscar una alternativa, fueron emplazados a esta cita. Desde el AMPA habían puesto de manifiesto que, de no llegar a un acuerdo, los alumnos no iniciarían el curso.

Fotos

Vídeos