La comarca suroccidental pierde más de 7.000 habitantes en la última década

Cangas del Narcea y Tineo son los municipios de mayor extensión y los más castigados por la sangría demográfica

BELÉN G. HIDALGO CANGAS DEL NARCEA.

El descenso de la población en el suroccidente asturiano es una realidad. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), a 1 de enero de 2017, los nueve concejos de esta comarca han perdido 7.054 habitantes en los últimos diez años. Los municipios que más vecinos han dejado en el camino en esta última década han sido Cangas del Narcea y Tineo.

En 2007, el concejo cangués contaba con 15.127 habitantes, pero en 2017 los cangueses no llegan a 13.000. Según el último padrón, hay 12.947 vecinos, por lo que es el único municipio de la comarca que se sitúa por encima de los diez mil residentes. Al frente, José Víctor Rodríguez, el alcalde, señala que «en los últimos años la pérdida de población oscila entre los 180 y los 220 habitantes. No es una cifra escandalosa pero se nota». Además, el primer edil explicó que «desde el año 2000, la población en España creció un 15%, pero en las zonas rurales descendió un 8,1% y en los municipios de menos de mil habitantes, el desplome fue superior al 9%».

Tineo, por su parte, ha perdido 1.839 vecinos en este tiempo. En 2007 vivían en el municipio 11.539 personas. En 2017, la población tinetense se situó por debajo de los diez mil habitantes: 9.700 residentes, concretamente. El alcalde, José Ramón Feito Lorences, explica este descenso aludiendo a que se trata de una población bastante envejecida y con escasos nacimientos. También señala otra causa, el aumento del éxodo rural. «La gente joven se fue porque proliferó la cultura entre los padres de que sus hijos estudiasen y se fuesen en busca de algo mejor lejos de la ganadería o el pueblo», indica. Por ello, considera necesario impulsar medidas que fomenten el empleo en la zona, haciéndola más atractiva para los jóvenes, principalmente.

El tercer municipio que registró la mayor caída de población en el suroccidente asturiano ha sido Salas. Así, pasó de tener 6.082 habitantes en 2007, a sumar poco más de 5.000 en 2017, fecha en que los habitantes del municipio ascendieron a un total de 5.140. En este tiempo, el concejo perdió 942 vecinos.

Allande, Belmonte de Miranda, Ibias y Somiedo aún superan los mil habitantes en su territorio, sin ser ajenos a la despoblación de la comarca. En los últimos diez años, Ibias fue el concejo más afectado de estos cuatro, al cuantificar una pérdida de 435 vecinos. Somiedo, por su parte, disminuía en 352 habitantes su censo, seguido de Allande, que se redujo en cerca de 430 habitantes y Belmonte, que sufrió una merma de 340 vecinos.

En la comarca ya son dos los municipios con menos de un millar de habitantes. Se trata de Degaña y Grandas de Salime. El primero ha perdido 310 vecinos en la última década, pasando de 1288 habitantes en 2007 a 978 en 2017. La pérdida de población en Grandas de Salime se tradujo en los últimos diez años en 233 habitantes menos en el concejo.

Alternativa

El alcalde cangués, José Víctor Rodríguez, es también el presidente de la Comisión de Desarrollo Rural de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y considera necesario un pacto de Estado en aras de «cambiar el modelo productivo teniendo en cuenta a las zonas rurales» para fijar población en la comarca. En su opinión, es fundamental buscar recursos para mujeres y jóvenes para prevenir la despoblación y apuesta también por fórmulas como la concentración parcelaria, la reindustrialización del sector primario y el empuje del sector terciario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos