Condenan a ocho meses de cárcel al secretario de UCA por un incendio en Tineo

«Es una persecución a los ganaderos», sostiene José Ramón García Alba, 'Pachón', quien afirma que apelará la sentencia

BELÉN G. HIDALGO TINEO.

Una sentencia condena a ocho meses de cárcel al secretario de la Unión de Campesinos de Asturias (UCA), José Ramón García Alba, 'Pachón', por un incendio un monte de La Cerezal de Rellanos, en Tineo. Además, de acuerdo con el fallo judicial, 'Pachón' deberá hacer frente a una multa de ocho euros al día durante ocho meses, es decir, 1.920 euros. También tendrá que abonar las indemnizaciones al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y a la Consejería de Agroganadería, que ascenderían a un total de 31.396,87 euros, por los costes de la extinción y los perjuicios medioambientales.

Contra esta sentencia cabe interponer recurso de apelación ante la Audiencia Provincial. «Es una persecución a los ganaderos, algo que venimos denunciando desde hace años. Nos llevan al juzgado por tener ganado. No lo podemos permitir», sostiene 'Pachón', quien anuncia que apelará la decisión.

Los hechos se remontan al 8 de abril de 2015. Ese día, sobre las 14 horas, según la sentencia, el acusado «prendió fuego, para la quema de matorral, a fin de regenerar y favorecer el nacimiento de pasto, en un monte de propiedad privada titularidad de la junta vecinal de La Cerezal de Rellanos». El fuego se propagó por la ladera, afectando a 37,85 hectáreas con vegetación de brezo, zarza, helecho, tojo, carqueixa, pies de haya, castaño y roble. Finalmente, se logró extinguirlo a las 20.49 horas.

La sentencia justifica su veredicto, argumentando que el acusado es el único miembro de la junta vecinal que posee ganado y es titular de una explotación ganadera, además de ser el encargado del control de acceso al monte dotado de vallado electrificado y con accesos restringidos. Añade que el ganado del acusado se encontraba pastando dentro del terreno cercado el día siguiente al incendio.

'Pachón', por su parte, discrepa sobre el contenido de la sentencia. «No es verdad lo que dice. Se me está condenando porque pillaron unas vacas que eran mías en un lugar próximo al incendio y por ser el presidente de la junta vecinal», apunta. Por otro lado, niega que los caminos al monte estuviesen cerrados. «Esta finca, a día de hoy, mantiene los mismos accesos que entonces. De los diez o doce que existen, solo uno está cerrado con candado. De hecho, la Brigada de Refuerzo en Incendios Forestales (BRIF) entró por uno de ellos. Aquí entra todo el mundo», aclara el acusado. «Fue una sorpresa que puedan imputar a alguien por tener un CEA y ser presidente de la junta vecinal», considera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos