La Confederación prepara los ríos Narcea y Naviego para mejorar y limpiar sus cauces

Una máquina trabaja en la limpieza del cauce del río Narcea. / B. G. H.
Una máquina trabaja en la limpieza del cauce del río Narcea. / B. G. H.

Los trabajos permitirán consolidar las márgenes y acondicionar las plataformas del saneamiento, a su paso por la villa de Cangas

DAVID SUÁREZ FUENTE CANGAS DEL NARCEA.

La Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) inició las obras en la confluencia de los ríos Narcea y Naviego con el objetivo de consolidar las márgenes y acondicionar las plataformas de aguas bajas, para proteger los pozos de saneamiento que, en la actualidad, se encuentran removidos.

El alcalde de Cangas, el socialista José Víctor Rodríguez, explicó que estos trabajos «son muy necesarios para evitar roturas en en la red». Para ello, advirtió de que «hay proyectados cuatro escalones que cruzarán el río en el barrio de Ambasaguas».

La actuación cuenta con un presupuesto de 118.000 euros y un plazo de ejecución de seis meses, aunque los trabajos «podrían estar finalizados, si la climatología lo permite, antes de finalizar el año», dijo Rodríguez.

El regidor insistió en la necesidad de realizar obras similares entre el aparcamiento de la Vega y el pozo del Corral, donde el saneamiento ya se ha roto en un par de ocasiones, proyectos que el tripartito local ya ha solicitado a la Confederación. Para acometer esta actuación, que está ejecutando Trabajos Salense, será necesario construir una escollera que desvíe el cauce del río. Los primeros pasos para llevar a cabo el proyecto dieron comienzo el pasado lunes con la pesca eléctrica de truchas, que ejecutó la consultoría Biosfera y que consiguió capturar con ayuda de la Asociación de Pescadores Fuentes del Narcea. Llevan ya 800 ejemplares capturados, de entre ocho y cuarenta centímetros.

Esta cantidad tan elevada sorprendió a los pescadores, quienes trasladaron a las truchas aguas arriba en ambos ríos para «intentar minimizar la mortandad de los peces a la hora de realizar una obra tan grande como esta», explicó el presidente Román Herrero.

Desde el colectivo, Herrero comentó que «durante unos cuantos años esta zona estará sin truchas», y anunció que «intentaremos ayudar a su recuperación en la zona». Y es que las obras dejarán el cauce limpio, sin alimentos ni refugio para los peces que deberán adaptarse al nuevo medio, lo que podría tardar «unos cinco años», señaló Herrero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos