IU denuncia que el plan de recuperación del Chao Samartín es «agresivo»

Concha Masa explica las actuaciones previstas en el chao. /  E. C.
Concha Masa explica las actuaciones previstas en el chao. / E. C.

Concha Masa asegura que no tiene los informes arqueológicos necesarios y que se usará hormigón, «lo que puede alterarlo de forma irrreversible»

BELÉN G. HIDALGO GRANDAS DE SALIME.

La diputada regional de Izquierda Unida Concha Masa ha anunciado que presentará una iniciativa parlamentaria para proteger de forma efectiva el yacimiento arqueológico del Castro del Chao Samartín. Masa advierte de que existen riesgos en el proyecto de recuperación del enclave ya que, en su opinión, se ha realizado sin «las debidas prevenciones» en cuanto a los informes técnico-arqueológicos. Señala que se están obviando precauciones reconocidas en los protocolos internacionales de actuación en este tipo de yacimientos.

Según argumentó, el proyecto no cumple los requisitos que debiera y su desarrollo podría dañar de forma inevitable e irreversible el yacimiento. «Desde nuestro grupo parlamentario queremos pedir explicaciones al consejero y exigirle que retome el proyecto y que se haga revisar por expertos arqueólogos como corresponde y como dictan, por otra parte, las normas internacionales». Hoy interpelará sobre este asunto al consejero de Educación, Genaro Alonso, en el Pleno de la Junta General del Principado.

Masa sostiene que el castro del Chao Samartín se aleja de estos parámetros. «Este proyecto se ha llevado a cabo sin los informes preventivos; le falta también un informe de impacto arqueológico e introduce la utilización de materiales y procedimientos muy agresivos, incluso materiales como el hormigón armado que se pretende utilizar para la reconstrucción de muros y pensamos que puede alterar de una forma irreversible elementos arquitectónicos que están todavía en vías de estudio», afirma.

No solo el uso de materiales como el hormigón preocupan a Masa. El proyecto de recuperación incluye la construcción de un centro de interpretación muy próximo a las excavaciones que están ahora al descubierto y en terrenos que «se consideran fértiles» desde el punto de vista arqueológico. Reitera que se sabe que hay elementos de estudio aún por excavar y que de esta forma sería inaccesible.

La diputada añade que este edificio «estorbaría la vista panorámica del chao, tal como se puede contemplar ahora desde el museo, que está un poco más lejos y al que se accede por una pista peatonal».

El castro es un recinto fortificado de la Edad del Bronce, entre novecientos y ochocientos años antes de Cristo, que se mantuvo habitado hasta el siglo II después de Cristo, cuando fue abandonado por los romanos tras un terremoto que lo dejó en ruinas. Entre los siglos IX y X de esta era volvió a ser ocupado y utilizado como necrópolis.

El proyecto de recuperación para el castro prevé una inversión de 740.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos