Diseñan un dron que dispara proyectiles con insecticida contra la avispa asiática

El bombero Saúl Peña y César Bonera, con el dron en Parres. / E. C.
El bombero Saúl Peña y César Bonera, con el dron en Parres. / E. C.

El asturiano César Bonera es el autor del artilugio, que apunta con un láser desde más de veinte metros de distancia y evita así las ramas de los árboles

D. S. FUENTE LUARCA.

Todo comenzó como un desafío entre amigos, cuando el bombero Saúl Peña retó a César Bonera a diseñar un sistema para poder erradicar los nidos de avispa asiática que se encontraban a más de veinticinco metros de altitud y que ocasionaban problemas para poder alcanzarlos y acabar con ellos.

Dicho reto se ha convertido en realidad, ya que gracias a este dron, dotado con un sistema neumático que lanza proyectiles con biocidas que inyectan el veneno directamente en los nidos, es mucho más fácil acabar con esta plaga de avispa asiática que está invadiendo la región.

Este sistema evita los problemas de otros drones, que en muchas ocasiones no pueden acercarse al nido cuando éste está rodeado de ramas, ya que utilizan una pértiga, de unos dos metros, que obliga al aparato volador a acercarse demasiado al árbol, generando en dificultades para poder inocular estos nidos.

«Nuestro sistema puede utilizarse desde más de veinte metros de distancia», explica Bonera, quien asegura que en Asturias ya han retirado ocho nidos, todos ellos en el concejo de Llanes, donde han realizado las primeras pruebas de un prototipo que pretenden exportar a toda la comunidad. Para ello es necesario apuntar con un láser al nido y lanzar una media de ocho disparos de unos proyectiles con insecticida que «vienen desde Francia», especifica Bonera, quien añade que en una ocasión acabaron con un nido «con tan solo cuatro disparos». Estas bolas contienen unos tres gramos de biocida, por lo que se calcula que para acabar con cada nido es necesario aproximadamente unos 20 gramos de insecticida.

El aparato ha sido financiado por la Asociación Avispa Asiática, con sede en Burgos, y que cuenta con colaboradores en Asturias, Cantabria y País Vasco. El colectivo ya está trabajando en un sistema para «conseguir detectar los nidos», afirma Bonera, quien cree que el sistema para erradicarlos «ya funciona». Y es que, además de este nuevo método, la asociación trabaja con pértigas o la retirada directa en nidos de fácil accesibilidad. Se han realizado pruebas con fuego que «no han sido eficaces porque «son más peligrosas».

Descoordinación

El nuevo dron, en opinión de su creador, «generará un ahorro importante». Y es que, en ocasiones, para retirar nidos de gran altitud era necesario utilizar autoescaleras que «son muy costosas». Este aparato volador -cuyo coste supera los 5.000 euros- se ha financiado con la aportación que han realizado ayuntamiento castellano leoneses a través del convenio que este colectivo ha firmado con los consistorios para la retirada de nidos.

El vicepresidente de la Asociación Avispa Asiática, Roberto Puch, critica, por otro lado, la descoordinación existente entre las diferentes comunidades autónomas: «Hay que organizarse», reclama, asegurando que a menudo «se hacen investigaciones iguales», lamentó. Asimismo, alabó el trabajo de su compañero asturiano, quien ha sido el promotor de un dron con el que pretenden actuar en todo el norte de España, donde la vespa velutina está causando los daños más cuantiosos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos