La feria ganadera de San Andrés cierra el año con pesimismo

La feria ganadera de San Andrés cierra el año con pesimismo

El sector sufre las consecuencias de la sequía y vende «poco y mal»

B. G. H.

La Feria de San Andrés, la última gran cita ganadera del año en Cangas del Narcea, apenas reunió a unas doscientas reses en el recinto ferial de La Imera. Conocida popularmente como la feria de 'Las Matonas', las vacas que se sacrifican en la matanza, no llenó ni la mitad del recinto. El ganado vacuno continúa siendo el protagonista, si bien es cierto que también hubo presencia de porcino y una mínima representación de equino.

Entre los ganaderos reina cierto pesimismo y mantienen la misma queja: «no se vende nada. Deberíamos vender las vacas por unos 1.800 euros y estamos vendiendo unos 400 euros por debajo de este precio», cuenta Antonio Garrido, ganadero de Espinadero, en el concejo de Tineo. No es el único. Alfredo García, de La Cueta (Tineo) acude a la cita ganadera para echar un vistazo. Señala que «se vende poco y mal» y explica que los ganaderos están más interesados en deshacerse de las reses que nunca: «este año con la sequía que hubo nadie quiere tener tanto ganado en la cuadra, escasea la comida y es mejor sacarlo».

Las ferias, cuentan algunos ganaderos, ya no son lo que eran. Ya no se acude a estos encuentros para cerrar tratos. Es lo que le sucedía a José Antón, vecino de Llamas del Mouro, en Cangas del Narcea, que daba una vuelta por el lugar con la tranquilidad de haber vendido ya el ganado. «Yo vine a cobrar, directamente, pues lo vendí en casa. Se vende mejor», argumentaba.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos