La feria ovina de La Espina se resiente por las trabas al sector

El sector ovino y caprino se da cita en la centenaria Feria de la Oveja celebrada en La Espina.
El sector ovino y caprino se da cita en la centenaria Feria de la Oveja celebrada en La Espina. / B. G. H.

Aunque sigue viva, quienes la conocieron en todo su esplendor, asisten resignados a la merma de un sector castigado por los ataques de la fauna salvaje, especialmente, del lobo

B. G. H.

En La Espina, cada 15 agosto, los ganaderos del sector ovino y caprino de la comarca tienen una cita. Se celebra una feria que ya cumple 113 ediciones. Aunque sigue viva, quienes la conocieron en todo su esplendor, asisten resignados a la merma de un sector castigado por los ataques de la fauna salvaje, especialmente, del lobo. Emilio Mayo, natural de Valdés, fue ganadero. Ahora, a sus 83 años de edad, acude por no faltar a la tradición, pero lleno de pesimismo: «Perdió público. No hay dinero para comprar y tampoco el ganado de antes. El mayor problema de este sector son las fieras. Esto se viene abajo», vaticina Mayo. En el pasado, afirman los veteranos, llegaron a pasar por al feria hasta 200 cabezas de ganado. Este año, los más optimistas, reducen a la mitad eseta cifra.

David García, un joven ganadero de Pravia, subraya las malas espectativas. «Los ataques del lobo hacen que la gente se sienta cada vez menos atraída por la ganadería», afirma. Su ganadería ha sufrido ya varios ataques del cánido. Para Almudena Vega es su primera feria y aún no ha cedido al desaliento. «He logrado vender una cabra y un cabrito. Tengo un precio fijo. No me gusta regatear, pero también depende del animal», argumenta.

Fotos

Vídeos