Las fiestas de San Timoteo dejan en el prau cientos de toneladas de basura

Imagen que presentaba el prau de la fiesta de San Timoteo cubierto de basura. / B. G. H.
Imagen que presentaba el prau de la fiesta de San Timoteo cubierto de basura. / B. G. H.

Hoy comienzan las labores de limpieza que, según prevén en la Cofradía, se desarrollarán durante los próximos tres días

BELÉN G. HIDALGO VALDÉS.

Ya han comenzado la cuenta atrás de nuevo para la celebración de la romería más esperada del occidente asturiano: San Timoteo, el patrón valdesano al que el pasado martes honraron miles de romeros al son de las gaitas, ataviados con sus respectivos chambrones y haciendo correr cientos de litros de sidra para acompañar las meriendas. Finalizada la folixa, los romeros se retiraron dejando el prau convertido en un auténtico vertedero. Bolsas repletas de basura, cajas de cartón, envases de plástico y vidrio, restos de comida y hasta algún que otro merendero ocupaban el prau la jornada siguiente al evento festivo.

«Mañana (por hoy) comenzarán las labores de limpieza. Hemos dejado pasar el miércoles para descansar y reponer fuerzas tras la fiesta», explica el presidente-mayordomo de la Cofradía de San Timoteo, Tono Álvarez. Como cada año será la organización de la fiesta quien se haga cargo de que todo vuelva a quedar como si allí no hubiese pasado nada. «Hemos contratado un equipo de limpieza y en tres días se limpiará el prau», afirma Álvarez.

No es el único escenario en el que se ha dejado ver «el desmadre» de estas fiestas. En la villa blanca otras estampas ejemplifican lo que algunos vecinos consideran «un desastre». Al menos dos contenedores aparecieron fueron arrojados al río y varias señales han sido dañadas por «irresponsables que no saben disfrutar de estas fiestas como lo que son: una romería», apuntan indignados algunos vecinos.

Coinciden en señalar que resulta inevitable que se genera tal cantidad de basura en el prau, pues se concentra mucha gente, pero llaman a hacer un uso responsable del lugar y a colaborar en mantener limpio el lugar. «No cuesta nada recogerlo en bolsas y llevarlo a los contenedores», proponen. Otros señlan que quizás fuese necesario instalar más recipientes donde arrojar la basura. Sin embargo, todos apuestan- por mejorar en concienciación.

Fotos

Vídeos