Una fuga de gas obliga a desalojar a sesenta personas en Vegadeo

Los bomberos trabajaron durante más de una hora en la zona del escape para controlarlo.
Los bomberos trabajaron durante más de una hora en la zona del escape para controlarlo. / SEPA

La carretera N-640 se mantuvo cerrada al tráfico durante una hora mientras los bomberos controlaban el escape

BELÉN G. HIDALGO VEGADEO.

Los vecinos de la calle Galea de Vegadeo fueron sorprendidos en la tarde de ayer por una fuga de gas. El accidente tenía lugar en las inmediaciones del colegio Jovellanos, donde los operarios trabajaban asfaltando el acceso al centro educativo. Las obras habían comenzado durante la mañana. Según explica el alcalde de Vegadeo, César Álvarez, los trabajadores tenían conocimiento de dónde se ubicaba la tubería del gas que resultó perforada pero «trabajaban en una zona con mucha roca y, al parecer, una piedra pinchó el conducto».

Fue el conserje del centro de día, ubicado en las inmediaciones de donde tenía lugar la obra, quien, siguiendo las indicaciones de los operarios, dio la voz de alarma al Centro de Emergencias del 112 Asturias. Pasaban treinta y cinco minutos de las cuatro de la tarde. Se iniciaba entonces una intensa labor de control por parte de los bomberos del parque de Barres.

Por precaución y en colaboración con la Guardia Civil, procedieron a la evacuación de unas sesenta personas que se encontraban en el interior del centro de mayores. También desalojaron a dos personas del colegio Jovellanos. Y, mediante megafonía, recomendaron a los vecinos de los inmuebles cercanos que cerrasen puertas y ventanas y que permaneciesen en sus viviendas hasta que la fuga estuviera controlada. Así se evitaría que en las viviendas se formasen bolsas de gas. Además, la Guardia Civil, mientras los bomberos procedían a controlar el escape, mantuvo cortado el tráfico en la zona y en la N-640, que comunica Asturias con Galicia.

Los bomberos evacuaron a los mayores que se encontraban en el centro de día próximo

Para controlar el escape, los bomberos instalaron una cortina de agua en la zona y procedieron a cerrar dos llaves de paso, la segunda siguiendo las indicaciones facilitadas por los técnicos de la compañía suministradora. Finalmente, a las cinco y media de la tarde, los efectivos lograron controlar totalmente la fuga. Acto seguido y para mayor seguridad, se realizaron varias mediciones con el explosímetro. Una hora después, no se detectó ya ningún valor.

Según el alcalde, «la situación, afortunadamente, logró controlarse sin tener que lamentar ningún daño personal o accidente de mayor gravedad, gracias a la actuación del dispositivo formado por los Bomberos y la Guardia Civil». Álvarez afirmó también que el mayor inconveniente pudo haber sido el corte al tráfico de la carretera nacional durante una hora para evitar cualquier accidente derivado de la fuga de gas.

Además, el primer edil se mostró aliviado ante el control de la situación respecto a los vecinos que residían en las inmediaciones. Aunque no se vivieron momentos de pánico o descontrol, los residentes en la zona de la fuga se mostraban sorprendidos ante el accidente. Las autoridades alertaron a los vecinos mediante megafonía y también a través del timbre de sus viviendas. Así fue como recibieron las indicaciones a seguir mientras se ocupaban de controlar la fuga.

Las obras para mejorar el acceso al colegio Jovellanos habían comenzado esa misma mañana. La comunidad educativa llevaba desde 2015 reclamando a la administración el acondicionamiento del acceso al centro, especialmente complicado para los estudiantes con movilidad reducida.

Fotos

Vídeos