Gran afluencia de público y pocas ventas en la feria de ganado de Villayón

Una cerda con sus crías en la feria celebrada por la festividad de todos los Santos en Villayón . /  B. G. H.
Una cerda con sus crías en la feria celebrada por la festividad de todos los Santos en Villayón . / B. G. H.

La cita ganadera continúa sin despertar el interés del sector vacuno, ausente en el certamen

BELÉN G. HIDALGO VILLAYÓN.

No se podía negar que en el polideportivo municipal de Villayón había feria. La gente no faltó a una cita donde el ganado sigue siendo el gran protagonista, aunque comparta cartel con otro tipo de actividades como la artesanía o la agroalimentación, presentes en gran variedad de expositores. «Estamos muy contentos por la gran afluencia de público de esta edición, donde hay más estands que otros años», afirmaba la alcaldesa de Villayón, Esfefanía González. No obstante, la cita ganadera de primeros de noviembre en el concejo no logra despertar el interés del sector vacuno, ausente en la feria, y tampoco el sector porcino atraviesa su mejor momento.

«Es una pena. La gente no arriesga y los ganaderos no acuden al certamen con sus vacas», lamentaba la primera edil, tras explicar que «los ganaderos que participaron en la feria con más de cinco animales no tenían que pagar el transporte del ganado y se obsequiaba con diez euros cada res presentada».

José Manuel Arias, de Ganados Vallín, es fiel cada año a esta cita. «Vengo por tradición porque no se vende bien y no hay demanda», resumía este criador de cerdos de Valdés que recuerda cómo hace dos décadas se podían llegar a vender hasta 300 cerdos. «No hay demanda. La gente prefiere comprar más tarde y optan por el animal ya criado porque se ahorra dinero», explicó.

La venta de cría se situó entre los 80 y los 100 euros. «En febrero y marzo esperamos vender más y mejor. El campo está en horas bajas. La gente ya no cría cerdos en sus casas, compra directamente en granjas. No queda gente en los pueblos que se dedique al campo», argumentó este criador que regresa a casa con apenas cinco ventas realizadas.

El asturcelta

El gochu asturcelta también tuvo su protagonismo en el ferial de Villayón. Fue el centro de todas las miradas. El público mostró gran interés por esta raza y no dudó en posar con los cerdos e inmortalizar el momento. Allí estuvo José Antonio Lebredo, criador de gochu asturcelta, con una gocha y sus crías. «No vendí nada, pero la gente está encantada con los animales», afirmó este criador de Villacondide, en Coaña.

En su opinión, «el objetivo de la feria es, precisamente, dar a conocer la raza y que la gente aprecie cómo es. El principal problema que sufrimos los criadores de gochu asturcelta es el fraude. Hay gente que vende gochos asegurando que son de esta raza cuando no es así», lamentó. Pero a Villayón ayer el público no fue únicamente a feriar. A mediodía, las aves centraron la atención del público en la exhibición de vuelo de aves de cetrería, a cargo de 'Águilas de Valporquero', que arrancaron fuertes aplausos del público.

Fotos

Vídeos