La Guardia Civil identifica a los supuestos autores de dos incendios en Belmonte y Grado

Fueron localizados cerca de los fuegos por una patrulla del Seprona y el helicóptero de la Benemérita

BELÉN G. HIDALGO GRADO / BELMONTE.

La Guardia Civil investiga la implicación de dos personas en dos incendios declarados en las concejos de Belmonte de Miranda y Grado el pasado martes, día 27 de febrero. Ambos infractores fueron interceptados por las autoridades en las inmediaciones de los fuegos, cuando se disponían a abandonar el lugar de los hechos.

Ese día, a las 15.30 horas, la Comandancia de Oviedo recibió una llamada alertando de la existencia de un incendio en la zona conocida como el monte Pico La Corona, en el concejo de Grado. La patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de este puesto, viendo que el incendio se había iniciado en tres lugares diferentes y tras las indicaciones de los vecinos, lograron interceptar un vehículo próximo a la localidad moscona de Llantrales, en la carretera AS-311. Éste había abandonado poco tiempo antes el lugar donde empezó el fuego. El conductor del vehículo, una vez identificado, reconoció los hechos ante los agentes del Seprona. Afirmó que había sido él quien había prendido fuego con el fin de limpiar las fincas que tiene en régimen de mancomunidad.

Ardieron 2,5 hectáreas

Los infractores recurrieron al uso del fuego para limpiar sus propiedades en el monte

Ardieron 2,5 hectáreas de pastizal y monte bajo. Finalmente, el fuego pudo ser controlado y extinguido por los bomberos del Principado a las 17.30 horas. Ya de regreso, la tripulación del helicóptero de la Guardia Civil, que se había desplazado a la zona, observó diversos incendios. Uno de ellos, presentaba cuatro focos de fuego y estaba ardiendo, principalmente maleza, lo que corroboró que el objetivo de la quema era limpiar dos praderías de montaña, «muy próximos al bosque y con la existencia de un viento considerable», detallan.

Cuando la tripulación trataba de identificar al autor, observó cómo una persona intentaba huir del lugar a través del bosque. Entonces, el helicóptero tomó tierra en las inmediaciones y uno de los pilotos se adentró en el bosque para tratar de atrapar al individuo. Tras unos minutos de rastreo, el piloto lo localizó en un barranco, escondido detrás de un árbol. Era el supuesto autor de la quema. Muy nervioso, dijo que había iniciado la huida al escuchar el helicóptero de la Guardia Civil.

Tras identificarle, se le notificó que iba a ser denunciado por una infracción administrativa. Además, fue informado de la obligación de apagar los focos del incendio. El índice de riesgo para ese día en el concejo de Belmonte era de nivel dos, careciendo el denunciado del correspondiente permiso, e incumpliendo así varios requisitos establecidos para realizar estas actividades.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos