El incendio en la mina de Carbonar «parece que está contenido»

Continúa parada la producción en la mina de Carbonar. /  B. G. H.
Continúa parada la producción en la mina de Carbonar. / B. G. H.

El director facultativo explica que aún es «muy pronto» para predecir su extinción, en la que sigue trabajando la Brigada de Salvamento Minero

BELÉN G. HIDALGO CANGAS DEL NARCEA.

La mina de Carbonar continúa luchando contra el incendio declarado hace ocho días en la sexta planta de la explotación ubicada en Vega de Rengos. Pese a que no se ha podido dar por extinguido aún, el director facultativo de mina, José María Rivas, afirma que «todo evoluciona de forma positiva y parece que está contenido. Necesitamos tranquilidad para seguir trabajando». No obstante, considera que «aún es muy pronto» para determinar la fecha en que podría declararse extinguido el incendio y, con ello, regresar a la actividad extractora, detenida desde que se detectó el incendio.

Sobre los rumores que señalan que se está procediendo a la inundación, Rivas reitera que «se está apagando con agua, que tiene su recorrido y se va llenando alguna galería, pero es el procedimiento», explica Rivas tras confirmar que al frente de la extinción continúa Salvamento Minero.

La extinción de este incendio se ha convertido en una cuestión preferente también para los mineros. «Se trabaja con cierta tranquilidad en la extinción, pero ahora mismo es impredecible saber cuándo volveremos a trabajar. Todos remamos en la misma dirección», señala José Manuel Linde, presidente del Comité de Empresa. Afirma que desde la compañia minera no le han comunicado ninguna medida que pueda afectar a la estabilidad laboral de la plantilla.

Prioridad

Por su parte, los sindicatos han optado por ser cautos ante esta realidad, subrayando lo complejo que resulta aplacar un incendio en el interior de una mina. Por su parte, el secretario regional de Minería de UGT, Gerardo Cienfuegos, explicaba que «la única manera de extinguir un incendio en la mina es cortando el suministro de aire y esperar que se apague cuando no haya oxígeno». Considera que en estos casos hay que ser «prevenidos» y no cree que estén en riesgo los puestos de trabajo. «Nadie dijo que vaya a haber un ERE», concluyó.

Para SOMA, es lógica la preocupación de los trabajadores: «se trata de su futuro». Andrés Avelino Gutiérrez Pérez, secretario de Salud Laboral del SOMA, coincide en que en estos casos resulta prioritario cortar la aportación de oxígeno y señala que el riesgo para los trabajadores se encuentra «en el retorno de la ventilación». No teme repercusión en el empleo, pero apunta que «cualquier problema en la empresa repercute en los trabajadores».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos