La instalación de una mina de arcilla en Barcia divide al PSOE de Valdés

García Parrondo asegura que «existe un 95% de posibilidades de romper el precontrato» al no producirse avances administrativos

DAVID SUÁREZ FUENTE BARCIA (VALDÉS).

La implantación de la mina de arcilla en Barcia sigue generando controversias. En esta ocasión, en el seno del partido socialista. El candidato a la secretaría general del PSOE valdesano, Óscar Pérez Suárez, cree que el actual proyecto minero no tiene cabida y se declara «favorable a que se respete el Plan General de Ordenación Urbana», documento que impide instalar una explotación minera a menos de mil metros de las viviendas. Su postura choca con la del actual concejal de Obras y presidente de la parroquia rural de Barcia y Leiján, Ricardo García Parrondo, quien asegura que «hay que adaptar el plan a cualquier empresa que genere empleo y riqueza». Él califica el documento de «elástico» y asegura que el PGOU «se modifica cada mes».

El edil de Obras cree que el plan general «tiene muchos defectos que hay que adaptar a los tiempos», aunque deja claro que las empresas mineras que pretendan instalarse en el municipio «deberán cumplir la legalidad». Aspecto éste en el que coincide Pérez, quien cree que este proyecto «no tiene encaje legal».

Tal y como está planteada, la explotación a cielo abierto que Minerales Industriales del Cantábrico pretende desarrollar en Los Praducos -una finca ubicada en Barcia entre la autovía A-8 y la carretera N-634 y propiedad de la parroquia rural- no cumple con la legalidad, ya que dicho terreno está calificado como suelo de interés agrícola. Además no respeta la distancia mínima que debe guardar respecto a las viviendas, tal y como aseguró hace unas semanas en la Junta General del Principado el director general de Ordenación de Territorio y Urbanismo y exalcalde de Valdés, Juan José Fernández Pereiro. «Los pueblos deben estar protegidos de las mineras, que deben respetar la distancia de mil metros», subrayó Pérez.

Tanto él como García Parrondo muestran opiniones enfrentadas respecto al futuro del concejo. Mientras el edil cree que es necesario atraer empresas que generen empleo para que «no tengamos un concejo lleno de jubilados y funcionarios», Óscar Pérez apuesta por mantener los empleos que ya existen en el concejo, como los del sector turístico, y que con la instalación de la mina de arcilla corren riesgo de desaparecer, a su juicio.

Para el concejal de Obras y presidente de la parroquia rural de Barcia, «existe un 95% de posibilidades de que se rompa el precontrato existente» y que la parroquia rural de Barcia y Leiján rubricó con la empresa en 2015. Según explicó García Parrondo a este periódico, el documento firmado entre la empresa minera y la entidad local menor podría extinguirse aplicándose el artículo diez que recoge el documento, en el que se deja claro que «si no hay avance administrativo por ninguna de las partes, el acuerdo podría disolverse».

Pérez cree que la ejecutiva saliente de la asamblea del próximo día 16 «deberá posicionarse de manera clara» sobre un proyecto minero que ha generado malestar entre vecinos y empresarios de turismo rural.

Por su parte, el edil de Obras critica que su compañero de partido «llega con ganas, pero con desconocimiento de la gestión pública», por lo que cree que, en las elecciones de 2019, «tendrá que ir en la lista de Simón Guardado, que deberá ser el candidato». Óscar Pérez no ha querido pronunciarse de momento sobre si será el número uno en las elecciones municipales: «Todavía faltan dos años».

Más

Fotos

Vídeos