La mina de Carbonar lleva una semana cerrada por un incendio en su interior

La mina ha paralizado su actividad mientras la brigada de Salvamento Minero extingue el fuego. / B. G. H.
La mina ha paralizado su actividad mientras la brigada de Salvamento Minero extingue el fuego. / B. G. H.

Salvamento Minero trabaja desde el pasado martes en las labores de extinción del fuego, que impide regresar al tajo a doscientos trabajadores

BELÉN G. HIDALGO CANGAS DEL NARCEA.

Una semana lleva la Brigada de Salvamento Minero luchando contra el fuego que se originó en una galería en la mina canguesa de Carbonar, situada en Vega de Rengos. El fuego se localizó el pasado martes en la sexta planta, donde se centran desde entonces las labores de extinción, en las que también colabora un retén de servicios mínimos facilitado por la empresa.

Por el momento, la información facilitada por la minera no ofrece detalles sobre la causa que motivó el incendio en el interior de la explotación. «Se está investigando cómo pudo suceder, por qué y el alcance de los daños», afirmaba José Manuel Linde, presidente del comité de empresa a la salida de la asamblea mantenida con sus compañeros para explicarles cómo se encuentra la situación en la mina. «El incendio está más o menos controlado», apuntaba Linde.

El director facultativo, José María Rivas, que no quiso entrar en detalles, indicaba que las limitaciones propias de la mina condicionan las labores de extinción en el interior y señalaba que esa tarea «es mucho más compleja que en el exterior». Consideraba también que resulta «imprevisible» el avance del fuego y se mostraba cauto a la hora de adelantar cuándo podría darse por extinguido el incendio. No obstante, subrayaba que en ningún momento se ha puesto en riesgo la seguridad de los trabajadores.

Otras soluciones

Entre las opciones que se analizan para poner fin al incendio se encuentra la de proceder a la inundación de esa parte de la mina. «Es, sin duda, la solución más drástica», indicaban desde el comité de empresa. No obstante, Linde también señalaba que con esta medida es posible asegurar que se extingue el fuego completamente. «Será la empresa y Salvamento Minero quienes tomen esa decisión», concluía el representante de los mineros de Carbonar.

La medida, que aún no se ha puesto en marcha, sí está siendo valorada. «Se está estudiando y se están tomando las medidas necesarias por si fuese necesario», confirma Rivas.

Preocupación

Sin embargo, la inquietud comienza a hacer acto de presencia entre los mineros de Carbonar, preocupada por la dificultad de apagar el fuego para regresar de nuevo al tajo. La compañía minera, con una plantilla que ronda los doscientos trabajadores, lleva desde que se detectó el incendio sin extraer ni un gramo de carbón. Recuperar la normalidad y la actividad supone, en definitiva, garantizar sus puestos de trabajo.

«Existe evidentemente preocupación por parte de los trabajadores. La producción lleva parada desde entonces, desde que empezó el fuego. Era lo que nos faltaba», confesaba Linde sin ocultar su desazón al sumar otro revés a la difícil situación que atraviesa el sector en la región.

La presencia de la minería en la comarca ha ido decreciendo en los últimos años de forma notable.

El Ayuntamiento de Cangas del Narcea, por su parte, tampoco se ha mostrado indiferente ante la incertidumbre que genera esta situación que mantiene en vilo a los trabajadores.

Esperan los responsables municipales a conocer con más detalle cómo avanzan las labores de extinción, sin que por el momento, no obstante, hayan tenido acceso a información sobre qué está pasando por parte de la empresa minera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos