La minera Black Dragon reanuda los sondeos en busca del oro de Salave

Las máquinas perforan el terreno para determinar la ubicación del oro. /  D. S. F.
Las máquinas perforan el terreno para determinar la ubicación del oro. / D. S. F.

La compañía realizará seis perforaciones para recopilar información sobre la presencia de mineral en la zona

BELÉN G. HIDALGO TAPIA DE CASARIEGO.

Salave esconde oro y dar con la ubicación exacta de tan codiciado mineral se ha convertido en el objetivo de la empresa minera, Black Dragon Gold. Según explica la compañía canadiense en un comunicado, se realizarán seis perforaciones de 350 metros con el objetivo de recopilar información sobre la ubicación y cantidad de oro para una posible extracción del mineral. La empresa canadiense afirma que Salave esconde en su corteza cerca de un millón de onzas de oro, por lo que está considerado uno de los yacimientos más importantes de Europa.

Black Dragon Gold ha movilizado dos plataformas de perforación y todos los sondeos se realizarán en dos ubicaciones concretas, «lo que minimiza la alteración de la superficie y reduce el tiempo requerido para completar el programa», de acuerdo con la información ofrecida por la firma minera. Según sus estimaciones, el programa de perforaciones se completaría a finales de febrero.

Todo ello es posible, según indicaron responsables de la compañía, tras recibir la aprobación de la Consejería de Empleo, Industria y Turismo y del Ayuntamiento de Tapia de Casariego. Desde el Consistorio tapiego reiteran que la empresa canadiense cuenta con las licencias necesarias para realizar estos sondeos.

«Para extraer mineral, tendrán que iniciar los trámites con un nuevo proyecto», dice el edil

«Hay unos estudios a medio hacer y pretende terminarlo. No sé con qué finalidad se realizan las prospecciones. Si quieren explotar el oro, tendrían que iniciar de nuevo los trámites con un nuevo proyecto ante la consejería», aclara el concejal de Urbanismo, Guzmán Fernández López, quien recuerda que los intereses por explotar la riqueza aurífera del concejo se remonta a los años sesenta. «No es algo nuevo», subraya.

Un interés que tampoco ocultó Black Dragon Gold cuando el pasado mes de julio anunció que finalizaba su proceso de recapitalización. Entonces, la firma minera explicó en un comunicado que había recaudado 8,5 millones de dólares de inversores institucionales y privados, lo que le permitía sanear sus cuentas. Así, al mismo tiempo que anunciaba su recapitalización, explicaba que ésta permitía retomar el proyecto en Salave.

Aquel proyecto estuvo rodeado de polémica entre quienes defendían la mina y quienes la consideraban perjudicial para el medio ambiente. El Principado se pronunció en 2014, cuando la Comisión para Asuntos Medioambientales acordó informar desfavorablemente la declaración de impacto ambiental del conjunto del proyecto minero de explotación tras los informes de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos