Navelgas rinde homenaje a los pueblos de Asturias

Los exconxuraos mostraron su historia, mientras los mozos de Cangas recrearon la tradición plantando el árbol de la fiesta El concejo de Llanera, Luis Felipe Fernández y la asociación San Pedro y El Arbolón fueron galardonados

BELÉN G. HIDALGO NAVELGAS (TINEO).

La localidad tinetense de Navelgas celebrabó ayer el Día de los Pueblos de Asturias. En esta trigésimo séptima edición, el pueblo homenajeado fue Llanera. El 'Chosco de Oro' distinguía al castropolense Luis Felipe Fernández, por su labor como coordinador del Foro Comunicación y Escuela. La Asociación San Pedro y el Arbolón recogió el Arándano de Plata por mantener viva la tradición del Arbolón en Cangas del Narcea.

La banda de gaitas El Penedón y el Grupo de Baile La Corte fueron los encargados de dar paso a la representación de los Exconxuraos de Llanera. «En 1413, Llanera pertenecía a la Iglesia y los impuestos eran bastante altos. Llanera se niega a pagar y el obispo, Don Guillén, los excomulga. Durante cuatro años no hubo ningún oficio religioso», explicó Edelvina García, vecina de Llanera.

Terminada la representación del pueblo homenajeado, el pintor Manuel Linares, impulsor de esta fiesta, tomó la palabra. «Esta edición es especial. Meditando, me di cuenta que Llanera, cuando empezó esta fiesta, era el aeropuerto de Asturias, pues tenía aeródromo, y nosotros no teníamos ni carretera», recordó el pintor, que se mostró especialmente reinvidicativo. «En los pueblos no faltan recursos, falta interés», sentenció. Terminó su intervención cuando los mozos de la Asociación San Pedro y El Arbolón entraron en Navelgas portando el humeiro que, seguidamente, plantaron en el patio del colegio Príncipe Felipe. Detuvieron su marcha para recoger el Arándano de Plata.

La apuesta de Luis Felipe Fernández por la educación en el medio rural le hizo merecedero del Chosco de Oro. «He dedicado mi vida a que los jóvenes del medio rural tengan las mismas oportunidades que aquellos que viven en la ciudad», afirmó el coordinador del Foro Comunicación y Escuela, con más de 300 actividades desarrolladas a lo largo de sus nueve años de historia.

Después de que Gerardo Sanz, alcalde de Llanera, recogiese la Paloma de la Fraternidad , se descubrió la placa en la que queda el testimonio del hermanamiento de ambas localidades asturianas.

El sonido de las gaitas marcó el desfile hasta el colegio. A la comitiva se incorporaron los bueyes que tiraban del carro cargado de trigo para la representación de la mayada y los mozos que portaban el arbolón. Plantado el humeiro, tocaba colocar la corona elaborada por la peña femenina La Mecha en la copa del árbol. Una comida de fraternidad y el baile en plena calle cerraron la fiesta.

Fotos

Vídeos