Ocho oficios artesanales presentes en Tineo dan contenido al calendario de 2018

El alcalde, José Ramón Feito(centro) junto a los artesanos y, por la derecha, la edil de Turismo, Raquel Villamil y Darío Bueno. /  B. G. H.
El alcalde, José Ramón Feito(centro) junto a los artesanos y, por la derecha, la edil de Turismo, Raquel Villamil y Darío Bueno. / B. G. H.

El fotógrafo Darío Bueno inmortalizó a estos profesionales entre los que hay un ferrero, un orfebre y un madreñero

BELÉN G. HIDALGO TINEO.

El Ayuntamiento de Tineo presentó ayer el calendario de 2018, que a lo largo del mes de enero se distribuirá en los comercios y hogares del concejo. Este año, los protagonistas del almanaque son ocho artesanos tinetenses que mantienen vivos los oficios más tradicionales de la comarca. «Cada vez quedan menos en el municipio y los pocos que persisten se van haciendo mayores. Con este calendario reconocemos su trabajo y animamos a emprender en algunos de estos oficios para que no se pierdan», explicó el alcalde, José Ramón Feito. La idea surgió para visualizar su labor, según comentó la edil de Turismo, Raquel González Villamil, quien también destacó «el atractivo turístico de estos oficios».

El calendario comienza en la fragua de César Castaño, en Navelgas. Castaño es un «ferreiro» que esculpe figuras cada vez más populares. El mes de febrero se detiene en el céntrico taller de joyería y orfebrería de Lucas Santiago, donde da rienda suelta a su imaginación y forma a sus creaciones, realizadas con huesos, cuernos, madera, piedras...

La primavera reserva un lugar para el madreñero de Rellanos, Gil Fernández Pérez, quien conoce desde niño el oficio gracias a su padre. Lo retomó tras la jubilación y ahora pasa la horas convirtiendo la madera de avellano en cestos y la de abedul en madreñas.

Ya en verano, en el mes de julio, los vecinos conocerán el trabajo de Jorge Villar. Cinco generaciones de su familia han creado cuchillos y navajas, piezas únicas que esconcen muchas horas de trabajo minucioso. Agosto, en cambio, tiene como protagonista a Samuel Rodríguez que mantiene viva la ilusión de los niños rescatando del olvido los juguetes de madera de antaño. «En aquella época, si querías tener juguetes, tenías que hacértelos tú mismo», recuerda desde Zardaín. En Recorba, en el taller de Eduardo Martínez González, arranca octubre y el año concluye con los trabajos en piel de Isabel Fernández Rodríguez y Julio César Llamas Sobejano.

El fotógrafo, Darío Bueno, reconoció haber descubierto rincones de Tineo que desconocía. «Este trabajo me permitió valorar el producto artesanal, que tiene alma y mucho amor puesto detrás», confesó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos