El percebe, ante una posible veda

El percebe, ante una posible veda

La cofradía de Luarca adelantará el cierre a febrero y hay plena coincidencia en que «hace falta más vigilancia» contra el furtivismo. Los pescadores buscan soluciones en una campaña «floja», con crustáceos pequeños

DAVID SUÁREZ FUENTE LUARCA.

Todas las cofradías de pescadores del occidente asturiano coinciden en que, durante esta campaña, las capturas de percebe se han visto mermadas. «Está muy floja», aseguran los mariscadores. Por este motivo, la Cofradía de Pescadores Nuestra Señora del Rosario de Luarca ha pedido al Principado «que se tomen medidas radicales para evitar que se acabe con este recurso». Así lo indicó ayer el patrón mayor, Manuel Jesús Iglesias, un mariscador para el que «la veda total sería una solución», ya que se generaría un paro biológico y podría recuperar la especie, tal y como ocurre en Asturias con los oricios.

Por su parte, el patrón mayor de la Cofradía de Pescadores Nuestra Señora de La Atalaya de Puerto de Vega, Adolfo García, califica la situación de «complicada», pero cree que una veda total no es la solución, ya que «abrimos piedras que llevaban vedadas dos años y no tenían nada». Por eso, cree que «habría que aumentar la vigilancia», una situación, con la que coincide el patrón mayor de Luarca, que ha propuesto «realizar cuadrillas entre los mariscadores», tal y como se hace en Galicia «donde la Xunta obliga a ello».

En el caso de la Cofradía de Pescadores Ángel de la Guarda de Viavélez, «los barcos de bajura ya vigilan las rocas». Lo asegura el patrón mayor, Carlos Bedia, quien se ha mostrado satisfecho con la vigilancia. Y, en Cudillero, el patrón mayor de la Cofradía de Pescadores Virgen del Carmen, Salvador Fernández, considera que las vigilancias, tanto por parte de los mariscadores como por parte del Gobierno regional, deberían de «coordinarse más» y ve necesario «aumentar las penas de los furtivos». Todas, eso sí, coinciden en que los actuales vigilantes «son buenos profesionales, pero son insuficientes para cubrir toda la costa del occidente».

Fernández sostiene que la veda no es la solución, aunque piensa que la «extracción actual es excesiva» y propone «cambiar la gestión de los planes de explotación». Desde su punto de vista, este cambio no tendría por qué suponer menos mariscadores, pero sí reducir el tiempo de las capturas.

A este respecto, el patrón mayor de la Cofradía de Pescadores Ángel de la Guarda de Viavélez, Carlos Bedia, asegura que «la mayoría de los pescadores está de acuerdo en que sería necesaria una veda total», aunque no son partidarios de solicitar el parón, ya que «hay varios pescadores que viven exclusivamente del percebe».

«Está floja», insisten los mariscadores sobre la situación del percebe en el occidente. Y es que este crustáceo «no creció», dice Bedia, mientras que Adolfo García -que comparte sus palabras- indica que en esta campaña «no había percebe bueno y se cogía el pequeño que otros años se dejaba en las rocas». De seguir así, aseguran, disminuirá la presencia de este recurso. Por eso, las cofradías ya han mantenido una reunión con el equipo del Centro de Experimentación Pesquera de Castropol, donde han planteado el problema para buscar soluciones. Los pescadores tienen previsto convocar nuevas mesas de trabajo con los biólogos para analizar la situación y encontrar medidas eficaces para no acabar esquilmando estos crustáceos.

Primeras iniciativas

Las cofradías ya han comenzado a tomar medidas por su cuenta, porque la Dirección General de Pesca «no hace nada», dice Iglesias. Por eso, avanza que en Luarca adelantarán el cierre de la campaña al mes de febrero. Mientras, en Puerto de Vega han propuesto «aislar la piedra de La Romanela y La Isla de la pesca recreativa para vigilarlas mejor». En el caso de la Cofradía de Pescadores de San Pedro de Tapia de Casariego, «solo salimos a capturar percebe doce días al mes», sostiene Rodrigo Maseda, presidente de la junta gestora, quien cree que «si se hace un paro biológico, debería estar subvencionado».

La actual campaña del percebe permite capturar a estos crustáceos desde octubre hasta abril. Por eso, las cofradías ya plantean como solución adelantar a febrero el cierre, tal y como harán los mariscadores luarqueses. Hoy se reúne en Gijón la asamblea de la Federación de Cofradías de Asturias, donde pondrán sobre la mesa las posibles soluciones para no acabar con un recurso, del que viven más de 200 mariscadores en la región. Además, se abordará la cuota de la caballa, que se ha visto reducida en un 12%.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos