Los pescadores del Esva afirman que están dispuestos a sacrificarse por el río

La Coordinadora Ecologista de Asturias cree que talar los árboles de la ribera del Esva «no tiene sentido»

D. SUÁREZ FUENTE TREVÍAS.

Ante la propuesta planteada por el viceconsejero de Medio Ambiente, Beningo Fernández Fano, para recuperar el río Esva, los pescadores han mostrado su beneplácito porque «hay que sacrificarse viendo la situación del cauce», manifestó ayer Gil Ramón Rico, presidente del Club de Pesca La Socala.

La junta directiva de esta entidad se reunirá la próxima semana para decidir el modelo de consulta que empleará con sus 360 asociados para decidir el futuro del río. «Estudiaremos si hacer una consulta individual a través de una encuesta o una asamblea», explicó Rico, quien también planteó la posibilidad de hacer reuniones de trabajo con pequeños grupos de pescadores. Rico ve muy necesario, no solo la veda, sino también las medidas de limpieza de la vegetación para permitir que el sol entre en el caudal. Situación con la que no está de acuerdo la Coordinadora Ecologista de Asturias quien criticó que «la tala de los árboles no tiene sentido», según el portavoz de la agrupación, Fructuoso Pontigo. En su opinión, esta medida «podría influir en el cambio de la temperatura del agua», explicó tras asegurar que estas propuestas «deben estudiarse en profundidad».

De todas formas, Pontigo aplaudió la veda planteada por el viceconsejero poque, según dijo, «lo venimos pidiendo desde hace varios años» y se mostró crítico con las repoblaciones porque «son ridículas». La Coordinadora cree que el sistema de pesca en la región debe cambiar y asumir «el modelo de pesca sin muerte».

En cuanto al plan, que se llevará a cabo si hay consenso con los pescadores, Pontigo criticó que no se haya planteado ante el Consejo de Ecosistemas Acuáticos, «se está consensuando con los mayores esquilmadores del río», acusó.

El plan que podría entrar en funcionamiento en 2019 traerá consecuencias económicas, ya que el Principado dejará de percibir las cuantías de los cinco cotos salmoneros y los nueve de trucha con los que cuenta el río Esva. Por el contrario, el proyecto verá mejorada la población piscícola así como la limpieza de áridos y de vegetación de ambas márgenes del cauce, con la implantación de un sistema experimental de salgueiras.

El Principado será quien elabore un borrador inicial, debiendo los pescadores realizar aportaciones, debiendo llegar a un consenso para recuperar este espacio, que está incluido dentro de la Red Natura 2000. Deberá ser el Consejo de Gobierno quien apruebe el plan a través de un decreto a finales de año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos