Piden nueve años y medio de prisión al acusado por la muerte de un trabajador en Anleo

La Fiscalía considera responsable al jefe de planta por ordenar extraer de la caldera que explotó más agua a pesar de que había una alarma activa

DAVID SUÁREZ FUENTE ANLEO (NAVIA).

La Fiscalía del Principado de Asturias solicita una condena de tres años y nueve meses de prisión para el jefe de la planta de Cogenasa acusado por la muerte de un trabajador en Anleo tras la explosión de una caldera en enero de 2013.

El Ministerio Fiscal también pide la inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena e inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión de jefe de planta durante el tiempo de la condena. Además, solicita que el acusado indemnice a la viuda del trabajador fallecido, L. H. V, con 180.000 euros y con 100.000 euros a sus padres. Cantidades de las que, junto a los gastos médicos, deberá hacerse cargo la más la compañía aseguradora.

La víctima, que trabajaba en el turno de noche junto a un compañero, actuaba como operador de control y trabajaba desde la sala de control. El otro empleado era operador de campo y estaba en la sala de calderas, ubicada en un recinto independiente y con dos calderas en su interior. Los trabajadores observaron horas antes de que la caldera explotase que el consumo de vapor de Industrias Lácteas Asturianas S. A. era elevado y el nivel de agua de una de las calderas era muy alto, por eso extrajeron manualmente el agua, sin que la señal de alarma desapareciese.

Por eso decidieron telefonear al ahora acusado, el jefe de planta, quien les indicó que debían extraer más agua. Tras realizar la operación la alarma se apagó y la caldera arrancó. La víctima de 45 años, acudió a controlar las calderas en varias ocasiones durante su turno. En un momento dado, sobre las 2.40 horas, cuando L. H. V. estaba en el interior de la sala de calderas y su compañero en la sala de control, una de las calderas explotó, ocasionándole quemaduras de segundo y tercer grado en el 90% de la superficie corporal, lesiones que le ocasionaron la muerte varios días después.

El accidente, apunta la Fiscalía, se produjo por estar funcionado el quemador de la caldera con un nivel de agua muy inferior al mínimo establecido y no haber actuado las seguridades de la misma. Al bajar el nivel de agua y no funcionar los sistemas de seguridad la caldera explosionó. Un mal funcionamiento, añade, que influyó en el accidente, ya que la caldera no habría sido sometida a la inspección periódica reglamentaria. El juicio esta señalado para el próximo lunes, en el Juzgado de lo Penal número 2 de Avilés, a las 9.45 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos