Podemos pregunta en Europa sobre los recursos para frenar a la avispa asiática

Jonathan Suárez, Estefanía Torres, Andrea González, Isidro Herrera y Conchi Pérez, en la oficina europarlamentaria de Podemos en Navia, junto a unos nidos de velutina retirados en Luarca. / D. S. FUENTE
Jonathan Suárez, Estefanía Torres, Andrea González, Isidro Herrera y Conchi Pérez, en la oficina europarlamentaria de Podemos en Navia, junto a unos nidos de velutina retirados en Luarca. / D. S. FUENTE

Para evitar el ataque a las abejas, los apicultores plantean trasladar las colmenas a más de 600 metros de altura o usar arpas eléctricas

DAVID SUÁREZ FUENTE NAVIA.

La plaga de la avispa asiática, también conocida como vespa velutina, se extiende por el Principado sin que hasta la fecha se haya podido acabar con ella. La eurodiputada de Podemos Estefanía Torres, acudió ayer a la oficina europarlamentaria de Navia para conocer de primera mano «una situación que es un problema de salud pública de grandes dimensiones y pone en riesgo el consumo alimentario, ya que la polinización de las abejas ayuda al 75% de los cultivos». Torres indicó que su formación ha preguntado a la Comisión Europea sobre las medidas que se han destinado para la prevención y gestión de la avispa asiática, y «qué recursos plantea movilizar para contribuir a la formación de la ciudadanía» en este aspecto. Es una pregunta, dijo, a la que todavía no han obtenido respuesta.

Tanto Torres como los apicultores reclamaron al Principado que «ponga en marcha los recursos necesarios para combatir la presencia de esta especie». Porque, tal y como indicó la presidenta de la Asociación de Apicultores del Occidente de Asturias (Abeyoas), Andrea González, esta situación obliga a los profesionales del sector «a quitar nidos por nuestra cuenta», un trámite para el que «es necesario contar con la autorización del Principado». Con este permiso no está de acuerdo el presidente de la Asociación Antivelutina del Occidente, Jonathan Suárez, quien criticó la tardanza «de entre dos y tres meses», por parte del Principado para retirar los nidos.

Suárez explicó cómo está afectando esta plaga. El año pasado, con dieciséis colmenas tan solo pudo obtener cuarenta litros de miel, una situación que contrasta con la de hace unos años cuando «obtenía más de doscientos».

Los apicultores coincidieron en que sean los ayuntamientos los que trabajen de manera coordinada para retirar los nidos y colocar las trampas. Por eso, han trasladado la propuesta a la Federación Asturiana de Concejos para que actúen tal y como lo hicieron Castropol y Vegadeo, con la colocación de trampas «en la que se capturaron más de 3.000 reinas», añadió Andrea González.

Los profesionales del sector parecen tener clara la dificultad de exterminar a esta especie y se resignan a poder convivir con ella. Por eso, han propuesto soluciones como «la trashumancia de las colmenas», alejándolas de la zona costera a altitudes que superen los seiscientos metros, «donde su presencia es menor». También han propuesto la colocación de arpas eléctricas y un trampeo constante durante todo el año. Los apicultores insistieron en la necesidad de retirar los nidos cuanto antes y mantener informada a la ciudadanía para que colabore en su detección.

El gerente del Servicio Cántabro Antivelutina (Sercant), Isidro Herrera, explicó cómo su empresa en Cantabria trabaja codo a codo con los consistorios para eliminar los nidos «utilizando el fuego como un método natural», y con una rapidez que no supera las 48 horas. «Podría ser un buen nicho para el fomento del empleo», dijo la eurodiputada, quien cree que el Gobierno regional «mira para otro lado».

Manifestaciones en Oviedo

Durante el coloquio, uno de los asistentes, vecino de Tineo y muy enfadado con el Ejecutivo asturiano, propuso realizar manifestaciones «llevando los nidos a Oviedo». Por su parte, Conchi Pérez, miembro de Promiel, manifestó que al Gobierno regional «no le interesamos, somos un sector que somos pocos».

Pero eso no fue todo. También reclamaron más medidas de formación y la disposición de una partida económica, situación que ven complicada ante la prórroga presupuestaria de la comunidad autónoma.

Llegados a este punto, Estefanía Torres recordó que este problema no solo afecta a la apicultura, pues «en Galicia ya murió un ciudadano por picadura de velutina».

En la misma línea se mostraron los apicultores, quienes indicaron que «también afecta al sector de la horticultura» y advirtieron de que «acabará afectando a los manzanos de sidra». Esta plaga, que fue detectada en Asturias por primera vez en 2014 en San Tirso de Abres por la asociación Abeyoas, «no se está gestionando correctamente», insistió su presidenta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos