El Principado busca solución a la inseguridad del acceso por mar a Puerto de Vega

E. C. OVIEDO.

El consejero de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Fernando Lastra, se comprometió ayer a buscar soluciones al problema de inseguridad que tiene el acceso por mar a Puerto de Vega, según manifestó ayer a EL COMERCIO el patrón mayor de la citada villa, Adolfo García Méndez.

Lo que no está claro todavía es cuál será la solución escogida ni el plazo de ejecución, ya que se plantean dos alternativas, ambas de gran envergadura.

«Nosotros planteamos el problema y notamos que el consejero está perfectamente informado de la situación. A partir de ahí, son los técnicos los que deben estudiar si es viable alguna de las dos soluciones que están sobre la mesa o si surge alguna otra alternativa. Ni que decir tiene que los pescadores no entendemos de eso».

El problema, explicó García, es que la ampliación del puerto resolvió el problema de agitación de las aguas interiores que a finales del pasado siglo destruyó gran parte de la flota allí amarrada, pero el canal de acceso sigue siendo peligroso.

Un dragado periódico, que se está realizando, atenúa el problema, la solución definitiva parece aplazada hasta que se construya un nuevo dique de abrigo o se produzca la voladura de unas rocas que amenazan la seguridad de los barcos en la maniobra de acceso.

Ambas opciones son caras y requieren un plazo de ejecución más o menos importante, además de ser inviables durante el invierno. No obstante, el consejero quedó en convocar una nueva reunión a finales de octubre o principios de noviembre, con el tema ya más estudiado y dispuesto a proponer medidas concretas, según el presidente de la cofradía de pescadores.

Mientras tanto, los barcos de gran o mediano porte no pueden entrar en Puerto de Vega y tienen que atracar en Avilés, Gijón o Luarca. Las dársenas de Puerto de Vega son utilizadas por una docena de embarcaciones de la villa y otras cuatro de la vecina localidad de Ortiguera.

La pesca ha perdido protagonismo en Puerto de Vega, como lo demuestra la circunstancia de que hasta hace poco la cofradía de pescadores tenía siete trabajadores y ahora sólo quedan tres, pero el patrón mayor asegura que, no obstante, el sector todavía tiene peso económico, porque a los 112 socios de la cofradía que se pueden considerar empleos directos, hay que añadir otros indirectos, incluidos los restaurantes con especialidad en pescado.

Fotos

Vídeos