El Principado prevé autorizar la caza en el área protegida del cabo Busto

D. S. FUENTE LUARCA.

El problema de la sobrepoblación del jabalí en reservas y zonas de refugio como el espacio de Especial Conservación del Cabo de Busto, en Valdés, es todo un problema para los ganaderos que ven afectadas sus cosechas de maíz y cuyos daños superaron en 2016 los 40.000 euros frente a los 12.000 que se pagaron en 2012.

Por este motivo, el Principado está estudiando la posibilidad de convertir la zona boscosa de este espacio de especial protección de Busto en un coto de caza, situación que los cazadores ven con buenos ojos ya que «hay muchos jabalíes en un espacio muy pequeño que no supera las 543 hectáreas», aseguró el presidente de la Comunidad de Cazadores de Valdés, José Luis Fernández, encargado de la gestión del coto de caza en el concejo.

Por su parte, el ganadero y concejal de Medio Rural, Marcos Fernández, aseguró que «hay que buscar una solución porque interesa a todas las partes». Y es que el Principado ve aumentado cada año la cuantía por el pago de los daños mientras los ganaderos sufren las consecuencias, cuando los cazadores podrían capturar un mayor número de ejemplares en sus jornadas de caza.

Además de reducir este espacio protegido, tanto ganaderos como cazadores pidieron al Principado realizar más batidas mixtas en las que participen tanto cazadores como la propia guardería del Principado.

Cambiar fechas de veda

Entre las propuestas que quedaron sobre la mesa, está la posibilidad de cambiar las fechas de veda. Durante el mes de mayo, cuando se planta el maíz, no se permite cazar y las manadas de jabalíes «se comen todo el grano», señaló el concejal de Medio Rural en Valdés.

El viceconsejero de Medio Ambiente, Benigno Fernández Fano, tomó nota de todas la propuestas realizadas en esta mesa de trabajo. «Las estudiaremos y presentaremos una propuesta en firme», dijo, tras explicar que ve con buenos ojos la posibilidad de convertir la zona boscosa de Busto en un coto de Caza.

Fotos

Vídeos