El Principado teme una multa de 30.000 euros si autoriza la suelta del pato

Un grupo de personas intenta dar caza al pato en Cuevas. / E.. C.

Es la sanción que impuso un juez en Valencia por una actividad similar. Desarrollo Rural defiende el veto ante las denuncias de los animalistas

DAVID SUÁREZ FUENTE CUEVA (VALDÉS).

Las numerosas denuncias recibidas en los últimos años por entidades protectoras de animales es lo que ha llevado a la Dirección General de Ganadería del Principado a no autorizar la suelta del pato en Cuevas, prevista para el 3 de septiembre. Segun explicó a EL COMERCIO la Consejería de Desarrollo Rural, en la actualidad, la localidad de Valdés es la única que mantiene esta suelta de patos, ya que «todas las demás han ido abandonando esta tradición».

La veto del Gobierno regional va en concordancia a una recomendación del Consejo de Europa de 1999, jurídicamente vinculante, que establece que los patos no deben ser utilizados en espectáculos u otros eventos, dado que atentan contra su bienestar. Además, desde la consejería señalaron que el Ayuntamiento de Sagunto, en Valencia, fue condenado por un juez a pagar una multa de 30.001 euros por la suelta de patos en el puerto, un acto muy similar al de la playa de Cueva, al ser considerado este acto festivo como maltrato animal y, por lo tanto, calificado como una infracción muy grave.

Por su parte, la teniente de alcalde de Valdés, Ángeles Rodríguez, evitó pronunciarse: «en el equipo de gobierno municipal no tenemos nada que decir, no es nuestra competencia». Rodríguez recordó que «la suelta del pato debe autorizarla la consejería», y aseguró que el Consistorio «otorgará el permiso para la parte festiva, si cumplen con los requisitos de horarios, música y demás como cualquier otra fiesta».

«Se pasan de frenada»

Mientras, la oposición muestra dividida. El edil de URAS, Balbino Suárez Cortina, opinó que el Principado «debería autorizar la fiesta, no se maltrata a ningún animal». El edil asturianista, por su parte, instó al Principado «a preocuparse por las condiciones de muchos perros o vigilar los abandonos». El PP manifestó que «se pasan de frenada, es algo tradicional», en palabras de Carlos Adaucto Iglesias. Y, el concejal no adscrito, José Modesto Vallejo, dijo que «hacer una fiesta en torno a un animal no está bien» y propuso que el juego «se realice con patos eléctricos».

Fotos

Vídeos