Procesiones por mar y tierra

En la imagen superior, Nuestra Señora del Rosario, a su paso por el puerto de Luarca. Sobre estas líneas, a la izquierda, Nuestra Señora de la Barca se dirige a la ría de Navia. Al lado, los romeros disfrutan de las meriendas en el Día del Bollo, preludio de las fiestas de San Roque, en Tineo. / D. S. F. / B. G. H.
En la imagen superior, Nuestra Señora del Rosario, a su paso por el puerto de Luarca. Sobre estas líneas, a la izquierda, Nuestra Señora de la Barca se dirige a la ría de Navia. Al lado, los romeros disfrutan de las meriendas en el Día del Bollo, preludio de las fiestas de San Roque, en Tineo. / D. S. F. / B. G. H.

Luarca venera a la Virgen del Rosario, Navia a la de la Barca y Tineo a San Roque | El occidente se llena de visitantes y devotos en un puente festivo con un marcado carácter religioso

BELÉN G. HIDALGO LUARCA / NAVIA / TINEO.

El calendario festivo de occidente, aunque plagado de fiestas, contempla una serie de festejos con una fuerte carga simbólica para los más devotos. Es el caso de las villas marineras como Luarca y Navia. La primera rindió homenaje a Nuestra Señora del Rosario con una emotiva procesión que recorrió el puerto luarqués en un ambiente marcado por el fervor de la familia marinera del concejo. Terminada la misa cantada en su honor, la imagen de la Virgen del Rosario iniciaba su procesión por el puerto, rumbo al muelle. «El buen estado de la mar y el tiempo acompañaron», señalaban los asistentes. En el puerto, esperaba, como cada año, el 'Mundaka'. «Es una embarcación que pertenece a una empresa familiar», cuenta Manuel Álvarez. Ya en la mar, las voces se unieron para cantar la salve marinera. La ofrenda floral no se hizo esperar. Las olas comenzaron a mecer las flores arrojadas en memoria de aquellos que perdieron la vida en la mar.

Nuestra Señora de la Barca fue festejada en Navia, donde se mantienen fieles a la tradición y cada 15 de agosto llevan hasta la ría a su patrona. Es un día muy esperado por los naviegos, una jornada especial, pues la imagen de la virgen llega al estuario y surca sus aguas en compañía de sus fieles. A mediodía, Nuestra Señora de la Barca protagonizaba el momento más esperado por sus devotos. Dejaba atrás la iglesia parroquial para acudir al encuentro del 'Armón II' que la esperaba en la ría, engalanado para la ocasión. Navegó por el estuario ante la mirada de cientos de fieles, flanqueada por pequeñas embarcaciones a bordo de las que viajaban los naviegos vestidos con trajes tradicionales.

Lejos de la costa, en Tineo, se preparaban para la romería en honor a su patrón, San Roque. En el centro del campo que lleva su nombre también espera el gran día 'la xatina'. Para muchos veteranos, es un «buen ejemplar» y para los más jóvenes, «una xatina muy guapa». Mientras, a su alrededor, los romeros se apresuran a coger sitio para disfrutar de las meriendas.

El Día del Bollo es la víspera de la romería. «Vendimos unos 600 bollos», cuentan desde la organización, afanada en abastecer de este manjar al público. «El bollo está buenísimo», cuenta Florentino Rodríguez, que acude todos los años al campo de San Roque con toda su familia. «Esperemos que el tiempo siga acompañando», añade, antes de darle un buen mordisco al bollo que sostiene en la mano. La música no se detiene: las gaitas arrancaban al mediodía los primeros bailes de los asistentes. San Roque no ha hecho más que empezar.

Fotos

Vídeos