Protesta en Allande contra el abandono del servicio de Correos en la zona rural

Vecinos y carteros se concentraron frente a la oficina de Correos antes de iniciar la marcha. / E. C.
Vecinos y carteros se concentraron frente a la oficina de Correos antes de iniciar la marcha. / E. C.

Los carteros entregaron al alcalde más de 200 firmas con las que reclaman un repartidor postal para la capital del concejo

D. S. FUENTE POLA DE ALLANDE.

La Asamblea de Carteros de Asturias junto con un nutrido grupo de vecinos de Allande recorrieron ayer la capital del concejo para manifestar el abandono que está sufriendo el servicio postal en el mundo rural.

La marcha partió de la oficina de Correos y recorrió las principales calles de la localidad hasta llegar al Ayuntamiento, donde se hizo entrega al alcalde, el socialista José Antonio Mesa, de más de 200 firmas con las que pretenden exigir el reparto postal diario en el concejo.

A la protesta se fueron uniendo vecinos de todo el concejo que descontentos con el servicio quisieron apoyar esta concentración, llegando a juntarse en la plaza del Ayuntamiento en torno a un centenar de personas.

Y es que en Pola de Allande llevan sufriendo este problema desde hace varios meses. Todo empezó antes del verano, cuando se jubiló el cartero titular encargado del reparto. «No puede ser que para un municipio con más de cien pueblos haya solo tres carteros», dijo Carmen Martínez, portavoz de la Asamblea de Carteros, quien explicó que hay más de 365 kilómetros de recorrido en el reparto.

Las largas distancias y la orografía del terreno es un problema que se extiende, según la Asamblea de Carteros, «por las diferentes áreas rurales de la región». En su opinión, esta situación está deteriorando el servicio en gran parte de los concejos rurales de Asturias.

La marcha estuvo acompañada de pancartas con lemas como «lo que ye del común no ye de ningún» o «SOS Correos». En la concentración, los asistentes pidieron que el servicio «no se privatice» y en la que se reclamó el derecho a recibir a diario el correo. «Es un servicio público que no tiene porque ser rentable», explicó la portavoz del colectivo de trabajadores de Correos, quien consideró que el reparto postal «ayuda a conexionar los pueblos», según afirmó Carmen Martínez.

Los empleados del servicio de Correos intentaron justificar que el servicio está cubierto pero los carteros aseguraron que «es mentira, ya que los vecinos no reciben a diario sus cartas. Tan solo una vez a la semana», clamaron los encargados de repartir las cartas.

En la protesta también estuvieron arropados por los colectivos de mujeres y mayores del concejo, quienes no dudaron en sumarse a esta reivindicación «para frenar el deterioro del servicio en la zona rural». Y es que Correos, según Carmen Martínez, «amortiza las plazas de sus empleados jubilados y tiene una política de recortes».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos