Reabren al marisqueo de ostra la ría del Eo tras el cierre por la marea roja

Enrique Maguilla, empleado de OstrAstur, una de las dos productoras que trabaja en la ría./  D. S. F.
Enrique Maguilla, empleado de OstrAstur, una de las dos productoras que trabaja en la ría. / D. S. F.

Los clientes ya compraron las primeras cajas y las dos productoras valoran en 15.000 euros, cada una, las pérdidas por estar dos meses sin actividad

DAVID SUÁREZ FUENTE CASTROPOL.

El Principado ha reabierto parcialmente la ría del Eo al marisqueo de ostra después de que en la mañana de ayer se diese a conocer el segundo de los análisis de las aguas del estuario que dio negativo en toxinas, permitiendo de nuevo la actividad tras dos meses de cierre.

La bióloga responsable del Centro de Experimentación pesquera de Castropol, Carmen Rodríguez, explicó que «los últimos análisis han confirmado que los niveles de toxinas han descendido y, por tanto, la venta de ostra se puede realizar con total normalidad garantizando la calidad del producto», dijo. Las dos empresas comercializadoras de Ostras del Eo ya empezaron a vender ayer producto a los clientes que acudieron al Centro de Experimentación Pesquera de Castropol para llevarse las primeras cajas de Ostra del Eo. Estos ejemplares se encontraban desde el pasado mayo en la depuradora del equipamiento.

Los productores se pasaron gran parte de la jornada seleccionando las ostras para la venta. Tras dos meses sin actividad, empezaron a preparar los pedidos retrasados que tenían de sus clientes. Las ostras de la ría deben pasar por esta depuradora de moluscos antes de comercializarse, un trámite habitual y obligatorio. La bióloga de OstraAstur -una de las dos empresas que opera en la ría- María Antonia Fernández, reiteró que «las ostras tienen todas las garantías para su consumo, que no haya temor en esto».

Fernández hizo hincapié en que el producto que sale a la venta «está libre de las toxinas que, de manera natural, produce la marea roja», que desde el pasado 19 de abril y hasta ayer afectó a este estuario que delimita Galicia y Asturias. Es la segunda reapertura de la ría que se produce en este tiempo, después de que el pasado 21 de mayo se levantase la prohibición del marisqueo parcial de ostra, sin que los moluscos se pudiesen comercializar, al volver a dar positivo uno de los controles realizados. En los próximos días, el Principado continuará con las analíticas para controlar la presencia de toxinas por la marea roja.

El cierre más largo

El cese de actividad en la ría ha ocasionado pérdidas económicas que rondan los 15.000 euros a cada una de las dos empresas que opera en el Eo. Y es que se trata del cierre más largo que recuerdan en la zona ya que, según señaló uno de los productores, «en esta ría no suele haber marea roja». Según dijo, «desde el 2011 la ría no se cerraba al marisqueo».

Este último cierre se produjo en vísperas del Festival de la Ostra, que pudo celebrarse gracias a una partida de moluscos que estaba en la depuradora antes de decretarse el cierre. Desde primera hora, los productores realizaron labores de mantenimiento en la ría, con el objetivo de «continuar con el ritmo habitual de trabajo», dijo Fernández, quien advirtió de que no tiene previsto extraer un mayor número de ostras tras la reapertura.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos