La sátira política del sermón de L'Amuravela divide a los pixuetos

La celebración de L'Amuravela congregó a centenares de seguidores en Cudillero. / DAMIÁN ARIENZA

Los partidos coinciden en que el discurso debe ser un reflejo de lo que ocurre en el pueblo durante todo el año y piden que «no sea partidista»

DAVID SUÁREZ FUENTE CUDILLERO.

Las críticas políticas del sermón de L'Amuravela dividen a los pixuetos. Algunos vecinos creen que este tradicional discurso «se ha convertido en un mitin político», y nada tiene que ver con lo que ocurre en la villa. Por el contrario, otros opinaron ayer que los comentarios políticos «reflejan la realidad del pueblo». Al menos, eso es lo que pretende Cesareo Maqués, quien desde hace 33 años, viene recitando el discurso de L'Amuravela.

«Yo me hago eco de lo que ocurre a lo largo del año», explicaba Cesareo Marqués, quien recordó que este sermón data del año 1569, y tan solo fue interrumpido a finales del siglo XIX cuando «fue prohibido por la iglesia».

Bien es cierto que en los últimos años, la crítica política se ha visto incrementada, algo que desde Somos Cudillero ven normal ya que «la política está en el centro de casi todo», aseguraba la edil Sonia Busto, quien se mostró de acuerdo con el sentir del pueblo reflejado en el discurso de este año. Por su parte, el concejal de Foro, José Luis Valdés, evitó posicionarse al respecto, aunque reconoció que «quizás en los últimos años sea más partidista».

La diputada del PP, Carmen Pérez García de la Mata, que en esta ocasión no pudo acudir al sermón al coincidir con el pleno en la Junta General, cree que L'Amuravela «debe tocar todos los avatares, sin focalizarse en un tema concreto», y quita hierro a la polémica al recordar que el sermón se basa «contar a San Pedro, lo que ha ocurrido en un año».

Fotos

Vídeos