Severo Ochoa, en el ARN de Luarca

La orquesta de la Universidad de Oviedo inauguró los actos en honor al luarqués Severo Ochoa. / B. G. H.
La orquesta de la Universidad de Oviedo inauguró los actos en honor al luarqués Severo Ochoa. / B. G. H.

La villa blanca inaugura el programa de actividades en torno a la figura del Nobel | Una ruta recorrerá los lugares preferidos del científico y su ciudad natal se hermanará con la de Santiago Ramón y Cajal, Petilla de Aragón

BELÉN G. HIDALGO LUARCA (VALDÉS).

La música de Haendel y Schubert puso fin ayer al acto de inauguración del programa de actividades que el Ayuntamiento de Valdés ha diseñado para honrar la figura de su vecino más universal, del científico que comenzó a descubrir entre las fronteras de un concejo que presume con orgullo de haber sido la cuna del único premio Nobel de Asturias: Severo Ochoa de Albornoz. Luarca despegó así como villa de Nobel, orgullosa de que por su ARN fluya el legado de su vecino más honorable.

«La única política científica posible es seleccionar buenos científicos, darles posibilidades y dejarles en paz», recordó la directora general de Universidades e Investigación, María Cristina Valdés, citando a Severo Ochoa. Se sirvió de sus reflexiones para anunciar que, con el fin de descubrir al bioquímico, el Principado de Asturias a través de la Consejería de Educación, reunirá en Luarca a investigadores de diferentes disciplinas que se acogen al programa de ayudas predoctorales que lleva el nombre del homenajeado.

Severo Ochoa también defendió que «sin colegio y sin Universidad nuestro conocimiento del mundo sería inferior y nuestra capacidad para desenvolvernos más limitada», dijo Darío Martínez, presentador de la gala, segundos antes de ceder la palabra al Vicerrector de Extensión Universitaria y Proyección Internacional, Francisco Borge López. «La Universidad debe llegar a todo el mundo, ya lo defendía Severo Ochoa», dijo, recordando el perfil divulgador del Nobel, que hizo más asequible el complicado mundo de la Ciencia. En el ámbito científico, la Universidad de Oviedo junto al vicerrectorado de Investigación trabajarán en la Semana de la Ciencia, «una de las actividades estrella», calificó Borge. A ello se sumará una exposición en el Edificio Histórico de la Universidad de Oviedo y el teatro de títeres con el que llamarán la atención de los más jóvenes a la ciencia del ilustre bioquímico. De forma más inmediata, la Universidad estuvo presente en este acto a través de la batuta de Pedro Ordieres, que puso broche de oro a la velada con un concierto.

Alejándose del ámbito científico y académico, tomó la palabra el alcalde de Valdés, Simón Guardado. Más apegado a las raíces del bioquímico, el regidor desgranó los pormenores del calendario de actividades que, bajo el sello 'Luarca, Villa de Nobel', servirán para conmemorar la figura del ilustrado vecino de la villa, desde todos los ámbitos: cooperación, arte y cultura, educación, igualdad, participación ciudadana, gastronomía, deporte y promoción turística.

Se promoverá una ruta para conocer el lugar donde Severo Ochoa vio la luz y aquellos rincones que frecuentó, donde siempre recaló. Luarca también se hermanará con Petilla de Aragón (Navarra), pueblo de nacimiento del primer premio Nobel de Medicina de España, Santiago Ramón y Cajal.

Un cuarto de siglo después de su muerte, la villa blanca del occidente se convierte así en la del Nobel, una marca con prestigio para aunar esfuerzos y mantener en la memoria de vecinos y allegados que por sus calles correteó un niño inquieto, un hombre de ciencia con don divulgador, un eterno Nobel.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos