La Sociedad de Amigos del Casino de Puerto de Vega, a punto de desaparecer

Ninguno de los 315 socios de la asociación, con 113 años de trayectoria, se ha presentado para asumir su gestión. Si no hay junta directiva, se disolverá

DAVID SUÁREZ FUENTE PUERTO DE VEGA.

La convocatoria para presentar candidaturas y hacerse cargo de la directiva de la Sociedad de Amigos del Casino de Puerto de Vega ha quedado desierta por segunda vez. Ninguno de sus 315 miembros ha decidido dar un paso adelante para tomar las riendas de la entidad que, según explicó Manuel Viña -secretario en funciones del colectivo- «corre el riesgo de desaparecer, porque no se puede estar con una junta directiva en funciones de manera permanente». Ésta cuenta con dos personas: el presidente, Constantino Méndez Lanza, y el propio Viña, que actúa de secretario.

Por eso, si en la próxima asamblea, prevista para marzo, no se presenta ninguna candidatura, la sociedad, que este año cumplirá 113 años de historia, podría desaparecer. No se podrían cobrar las cuotas de los asociados, lo que obligaría a dar de baja la luz del Casino. Y, en el caso de querer reabrirlo después, «no se podría» porque, según Viña, «la instalación -de 1931- es muy antigua y no la darían de paso». Lo dice porque el cierre durante unos meses «quizás hiciese reflexionar a algún socio», tal y como se planteó en la asamblea. Ahora bien, insistió en que «es inviable», ya que «sin luz no se puede reabrir». Por eso, desde la directiva en funciones creen necesario que alguien se haga cargo de la entidad, ya que si hay un paro «la sociedad del Casino desaparecerá para siempre».

Es el segundo intento que realiza la asociación para encontrar un equipo que asuma la gestión. El primero fue en la asamblea general de 19 de enero. El segundo, en otra que tuvo lugar el pasado viernes, a la que muchos de los socios «ni tan siquiera vinieron porque no se quieren comprometer», explicó el secretario en funciones, recriminando que los socios «están todos muy ocupados».

Un mes de plazo

Viña no pierde la esperanza de poder renovar la directiva, que tal y como marcan los estatutos, «ha de hacerse cada año». Por eso, espera que «dentro de un mes aparezca alguien para normalizar la situación». Y es que este colectivo cultural, además de mantener abierto un local social, organiza diferentes exposiciones, conciertos, jornadas teatrales o el propio baile de carnaval, que dan vida a toda la villa.

En cuanto a la posibilidad planteada por la sociedad de firmar un convenio con el Ayuntamiento de Navia para cederles el edificio, manteniendo el colectivo la propiedad y los derechos sobre el inmueble, Viña asegura que «el Ayuntamiento solo admite la donación del inmueble, tal y como ocurrió con el Casino de Navia», pero los socios «no lo quieren ceder», apuntó Viña.

La sociedad buscaba un convenio similar al que el Ayuntamiento de Castropol mantiene con la sociedad de Amigos del Casino de este concejo, donde el Consistorio se hace cargo del inmueble y los socios disfrutan de ventajas sobre él.

En opinión de Manuel Viña, «si nos quitan el edificio, la asociación no tiene sentido», situación que planteó alguno de los socios en asambleas pasadas. Viña añadió que con el equipo de gobierno de Navia «no pudimos ni negociar», explicando que su planteamiento siempre ha sido «la donación del inmueble».

Temas

Navia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos