Los patos se soltaron pero no se persiguieron

No hubo persecución de aves en la fiesta de Cueva, que carecía de permiso para ello | La organización se limitó a introducir cuatro ejemplares en su hábitat. El cambio causó malestar entre los participantes que no aprecian maltrato

DAVID SUÁREZ FUENTE CUEVA (VALDÉS).

La suelta del pato en la playa de Cueva fue muy diferente a la de años anteriores. Y es que, en esta edición, la Consejería de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente liberó a cuatro ejemplares, ánades reales, que se estaban recuperando en el centro zoológico El Bosque, de Oviedo, con el fin de « reintroducirlos en su hábitat natural y que puedan repoblar esta parte del río». Así lo indicó José Manuel Peláez, portavoz de la comisión organizadora. Este cambio causó molestar en muchos de los participantes, que en años anteriores perseguían a las aves hasta capturarlas. «No se le hacía daño al pato», indicaba la gijonesa Ana Belderrain. La modificación supone, en opinión de Pelayo García, vecino de Canero, «una cachupinada porque el ave no sufría», y lo comparó con la pesca del salmón, donde « el pez padece más y no está prohibido».

La coordinadora local de Izquierda Unida, Isabel Guardado, presente durante la suelta de las aves, vio con buenos ojos que no se persiguiera a los patos, ya que «se les maltrataba», mientras que Óscar Rodríguez, vecino de Querúas, manifestó haberse quedado con las ganas de tirarse al agua tras el pato y dijo no entender que no se autorizara la suelta, porque, en línea con otras opiniones, no considera que se le causara perjuicio alguno. Peláez, de la organización, alabó el trabajo de la Consejería de Medio Ambiente, que permitió la suelta de estas aves, a pesar de que la celebración contaba con la prohibición expresa de la Dirección General de Ganadería. Pero es que el objetivo es bien diferente al no permitir la organización nadar en busca de los animales, a pesar de que muchos estaban dispuestos para ello.

Bajo vigilancia

El evento estuvo vigilado por agentes de Medio Natural del Principado, así como por agentes del Seprona de la Guardia Civil, quien estuvieron pendientes en todo momento de los animales. En el discurso previo a la suelta de los patos, el portavoz de la comisión anunció que pedirá al Seprona que «determinados centros de este municipio que están funcionando como núcleos zoológicos tengan las autorizaciones administrativas correspondientes», en referencia al Parque de la Vida, cuyo director y presidente de la Coordinadora para el Estudio y la Protección de las Especies Marinas (Cepesma), Luis Laria, apoyó en ediciones pasadas las denuncias de los animalistas contra este festejo

Temas

Cepesma

Fotos

Vídeos