Tineo declara la guerra al avispón

Tineo declara la guerra al avispón
Una vecina coloca una trampa en un árbol del centro de la villa. / B. G. H.
Tineo

Las mujeres del Plan de Integración confeccionan 450 trampas con material reciclado

BELÉN G. HIDALGO TINEO.

Los tinetenses han arrimado el hombro para llevar a cabo una estrategia contra el avance de la avispa asiática. Lo han hecho bajo la batuta de Pablo Osendi, técnico de Medio Ambiente del Consistorio y encargado de diseñar la campaña contra esta especie invasora. «Se requiere un compromiso de todos los agentes implicados», subrayó Osendi, que destacó la transversalidad del proyecto, al contar con la colaboración de las mujeres participantes en el Proyecto Local de Integración Social, el Centro de Formación al Consumidor y de la residencia de ancianos, que contribuyeron en esta iniciativa donando las botellas de plástico para fabricar las trampas.

Las beneficiarias del programa de integración fueron las encargadas de confeccionar, de forma artesanal y con material reciclado, 450 trampas que «al final, acabarán en el contenedor de reciclaje también», explicó el alcalde, José Ramón Feito. Junto a él, Osendi explicó que «el objetivo de este proyecto es capturar a las reinas de avispa asiática en primavera con las botellas», explicó Osendi.

Refresco, vino y cerveza

Pero no solo las trampas requieren de trabajo manual. También el líquido con el que se atrae al insecto es hecho en casa. Se trata de una mezcla a base de refresco de cola, vino blanco y cerveza negra, a lo que se añade una cucharada de mermelada y también se introduce una manzana «para evitar que los fenómenos meteorológicos no tiren el líquido atrayente», aclaró el experto. Con este brebaje, está comprobado que la vespa velutina caerá en la trampa, resultado de una botella cortada en dos partes. El tapón, dado la vuelta, se introduce en la botella permitiendo la entrada del insecto, a quien le llaman los productos dulces, pero no puede subir por el cuello de la botella y, finalmente, agonizará en el interior de la botella.

Los agujeros laterales, que pudieran sentirse atraídos por la mezcla, permiten que éstos puedan librarse de la trampa. «Su tamaño es inferior al de la avispa asiática para evitar que ésta pueda salir y lograr capturarla», explicó el técnico. Osendi ha agradecido la colaboración del área municipal de Servicios Sociales su colaboración porque «sin ellos, este proyecto no habría sido posible», destacó.

De las 450 trampas que se han fabricado para esta campaña, el Ayuntamiento apenas colocará la mitad. Según comentó Osendi, aquellas personas interesadas en participar en el trampeo de forma individual, tendrán las trampas que necesiten a su disposición.

Ya se instalaron 115

A día de hoy, ya se han instalado unas 115 trampas en todo el municipio, sobre todo, en la zona norte de Tineo. «La próxima semana comenzaremos en la parte sur. Paralelamente, se realizarán los conteos y el control de la presencia de avispa», apuntó Osendi. Las trampas tienen el objetivo de recabar datos sobre la presencia de esta especie invasora en el concejo, así como la detección de sus nidos. La semana que viene, según explicó la edil de Servicios Sociales, Jennifer Fernández, las integrantes del programa de integración instalarán más botellas en las inmediaciones de la villa.

Son conscientes de que es imposible acabar con la avispa asiática, pero afirmaron que esto no les impedirá aunar esfuerzos para frenar su expansión. Por ahora, en el jardín de la Oficina de Turismo ya cuelga uno de los cebos para cazar al avispón. Tineo se ha volcado contra el insecto.

Temas

Tineo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos