Tineo trabaja en una normativa para proteger a los ríos del bateo furtivo

Bateadores, responsables del Museo del Oro y el edil Marcos Da Rocha, tras la reunión. / E. C.
Bateadores, responsables del Museo del Oro y el edil Marcos Da Rocha, tras la reunión. / E. C.

El Museo del Oro de Asturias, bateadores y Ayuntamiento colaboran en la creación de un reglamento que «entrará en vigor este año»

DAVID SUÁREZ FUENTE NAVELGAS (TINEO).

El Museo del Oro de Asturias, el Ayuntamiento de Tineo y responsables de las asociaciones de bateadores del concejo se reunieron ayer con la intención de sacar adelante una normativa que proteja a los caudales auríferos de furtivos que acuden a Navelgas en busca de oro y que «destrozan el río utilizando herramientas mecánicas», tal y como aseguró César Castaño, portavoz de la Asociación de Bateadores de Oro 'Barciaecus'.

En este primer encuentro, quedó clara la necesidad de formalizar una normativa «que permita controlar a los buscadores de oro», señaló Alba Iglesias, responsable del museo. El objetivo es que la búsqueda del oro en los ríos auríferos -Navelgas, Barcena y Yerbo- se realice de manera tradicional, utilizando tan solo el pico, la pala y la batea, aunque también se permitirá el uso de lavaderos, cuyo tamaño será restringido.

La nueva normativa «con toda probabilidad entrará en vigor antes de finalizar el año», explicó Iglesias tras la reunión. De esta manera, se evitarán los destrozos causados en varios cauces por estos furtivos que «no cumplen con las normas» y que, en ocasiones, «destrozan las fincas aledañas», apuntaron los buscadores de oro de Navelgas. En el reglamento, los ríos estarán divididos por zonas, en las que los buscadores podrán buscar las pepitas previa autorización. Para ello, será necesario obtener una licencia en el Museo del Oro, la cual permitirá trabajar en una zona concreta durante una semana. Así, los buscadores «estarán más controlados», dijo Iglesias.

La nueva acreditación «es como una licencia de pesca», según César Castaño, quien aseguró que será obligatorio contar con ella y enseñarla a la Guardia Civil cuando los agentes la soliciten. En ella, se recogerán los datos personales de los buscadores y la zona del río en la que se les permite actuar.

Aunque se trata de una primera reunión en la que se esbozó el borrador, el concejal de Desarrollo Local, Marcos Da Rocha, aseguró que «la licencia será gratuita». No obstante, en el futuro «será necesario contar con el Principado y la Confederación Hidrográfica del Cantábrico», indicó. Asimismo, aseguró que «habrá que buscar unanimidad entre todas las administraciones».

Época de cría

La normativa, cuyo borrador se redactará en las próximas semanas, «recogerá la restricción de buscar oro durante la época de cría de la fauna piscícola», explicó Iglesias, quien argumentó que, de esta manera, se pretende proteger aún más el río. Además, estará totalmente prohibido dañar el cauce, al igual que trabajar en zonas protegidas o de especial interés, como en banzaos y edificaciones fluviales.

También se pretende delimitar el número de buscadores de oro que diariamente acudan a los ríos, un detalle que «se fijará en la próxima reunión», tal y como explicaron los bateadores asistentes a la misma. Y es que, en la actualidad, «están masificados», según confirmó Iglesias, quien aseguró que «cada año viene más gente en busca de oro».

Temas

Tineo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos