Tineo, veinte años con el consumidor

Por la derecha, la edil Jennifer Fernández, junto al consejero de Sanidad, Francisco del Busto. /  B. G. H.
Por la derecha, la edil Jennifer Fernández, junto al consejero de Sanidad, Francisco del Busto. / B. G. H.

El consejero de Sanidad destaca la labor de esta escuela, «eternamente desconocida», que el Principado seguirá impulsando El Centro de Formación al Consumo del concejo fue uno de los pioneros en Asturias

BELÉN G. HIDALGO TINEO.

El Centro de Formación al Consumo (CFC) de Tineo cumple veinte años de vida y ha querido celebrar su aniversario mostrando su labor a la sociedad. Entre los invitados a esta celebración estuvo el consejero de Sanidad, Francisco del Busto, que no dudó en ensalzar el trabajo realizado por este equipamiento desde el comienzo de su andadura, en 1998. El CFC de Tineo fue uno de los pioneros en Asturias, junto al de Blimea y Ribadesella, a los que se unieron en 2003 los de Vegadeo y Lugones. «Son un ejemplo en materia de educación para el consumo y un modelo de cohesión social y territorial», indicó del Busto, tras reconocer que su labor en la formación de consumidores responsables sigue siendo la «eternamente desconocida» del área que dirige. El consejero, que visitó las instalaciones tras el acto conmemorativo, señaló que el Principado continuará impulsando estos centros.

Entre el público estuvieron decenas de usuarios del CFC, desde los alumnos de los colegios públicos del concejo hasta los ancianos de la residencia de mayores El Mirador, pasando por las asociaciones de mujeres y de comerciantes del concejo así como los beneficiarios del Plan Local de Integración Social, la Escuela de Salud y el Plan Municipal de Infancia. Todos ellos quisieron agradecer a Jimena Rodiles, responsable del CFC de Tineo, su dedicación y su buenhacer. El año pasado visitaron el equipamiento más de 2.400 personas.

El CFC de Tineo está perfectamente integrado en el día a día del concejo. Para el profesorado constituye «un recurso muy potente para la enseñanza», para los padres «un epicentro social que genera buenas prácticas» y para los vecinos más veteranos, «un centro amigo en el que piensan para compartir las actividades».

Varios usuarios y también promotores se animaron a rememorar cómo habían aprovechado las actividades y talleres desarrollados en el CFC, sus recuerdos, sus vivencias... Tras la fachada del centro se han ido forjando durante estas dos décadas, en palabras de la edil de Servicios Sociales y Consumo, Jennifer Fernández, «un hogar en el que se comparten experiencias personales, valores como la empatía o el respeto y la solidaridad...que enriquecen a quienes forman parte de él», indicó, tras calificar de «muy fructíferas» las actividades que se desarrollan en el centro de formación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos