Valdés asumirá la gestión del Museo del Calamar Gigante

Uno de los calamares ubicados en el Parque de la Vida.
Uno de los calamares ubicados en el Parque de la Vida. / D. S. F.

Cepesma donará once ejemplares y la muestra. «El Ayuntamiento podrá hacer más fuerza para reabrir el equipamiento en Luarca», dice Luis Laria

DAVID SUÁREZ FUENTE LUARCA.

La Coordinadora para el Estudio de las Especies Marinas (Cepesma) anunció que donará al Ayuntamiento de Valdés los once calamares gigantes y la exposición que se encontraba en el Museo del Calamar Gigante de Luarca que fue derribado por el mar en febrero de 2014.

El presidente de la Cepesma, Luis Laria, aseguró, en declaraciones a EL COMERCIO, que esta cesión «al pueblo» estará gestionada por el Ayuntamiento, que podrá «hacer más fuerza para construir el museo en Luarca» y conseguir, así, colocar de nuevo a la Villa Blanca «como un referente a escala mundial». La donación se realiza sin contraprestación económica; tan solo se ha pedido a cambio que el futuro museo «esté abierto los 365 días al año», dijo Luis Laria. El nuevo equipamiento, que ahora se pretende ubicar en los almacenes de pescadores, estará gestionado también por el Consistorio, ya que la coordinadora ha renunciado a ello. El Ayuntamiento está dispuesto a aceptar la donación, aunque antes «deberá documentarse, inventariarse y firmar un documento de cesión», explicó el alcalde, el socialista Simón Guardado. Los ejemplares «ya están disponibles», aseguraba Luis Laria, quien calificó esta cesión de «incalculable». «Hace un par de meses -señaló-, me ofrecieron 40.000 euros por uno de los calamares de 176 kilos».

Discrepancias con el Principado

Esta decisión ha sido tomada por unanimidad por la junta directiva de Cepesma. Su presidente asegura que las gestiones llevadas a cabo por el Principado con el calamar gigante aparecido en la playa del Sablón (Llanes) esta semana «ha sido la gota que ha colmado el vaso». El Gobierno regional -con quien Laria lleva tiempo enfrentado al no haberse renovado el acuerdo con la entidad especializada en varamientos - rechazó que Cepesma se encargara de recogerlo. Laria aseveró que la donación de los calamares al Consistorio no acabará con la labor de la coordinadora. «Seguiremos recuperando animales», afirmó, al tiempo que se quejaba por la falta de colaboración del Ejecutivo asturiano. «Esperemos que en un par de años aparezca un presidente con sentido común», apuntó. Mientras tanto, «continuaremos con labores de divulgación y recuperación de especies», apuntó.

Por su parte, Tino Ron, presidente de Más Luarca Valdés, asociación que impulsó la recuperación del museo, lamentó que Laria «se vea obligado a dejar el equipamiento tras veinte años de lucha» y quiso dejar claro que este abandono «se debe a la falta de apoyo de la administración». Se mostró exigente con el Ayuntamiento y el Principado para que «se comprometan con firmeza y claridad con el futuro del museo en Luarca». Los ediles no adscritos piden a Laria que recapacite, ya que «es el motor y el alma de museo».

Fotos

Vídeos