Valdés sacará a concurso la próxima semana el servicio de ayuda a domicilio

PSOE, PP y los ediles no adscritos admiten que debería haberse licitado antes. URAS criticó los pagos a la empresa, cuyo contrato acabó en 2010

DAVID SUÁREZ FUENTE LUARCA.

El alcalde de Valdés, el socialista Simón Guardado, asegura que su gobierno está preparando la licitación del servicio de apoyo de ayuda a domicilio, cuyas bases «se harán públicas la próxima semana». De este modo, el regidor sale al paso de las acusaciones realizadas por el edil de Unión Renovadora Asturiana (URAS) en Valdés, Balbino Suárez Cortina, quien criticó al ejecutivo local por realizar desde 2011 pagos a la empresa Prhogar Jardón y Alonso S.L., pese a que su contrato «se encuentra legalmente finalizado desde el 31 de diciembre de 2010», tal y como recoge en un documento la interventora municipal.

El alcalde explicó que se vio obligado a levantar los reparos de la intervención municipal con el objetivo de pagar las facturas «para prestar el servicio», que según dijo, «es de obligatorio cumplimiento». Y similares palabras utilizó el portavoz del PP, Carlos Adaucto Iglesias, quien afirmó que «la factura hay que pagarla al tratarse de un servicio social».

Guardado admitió que debería haber sacado con antelación esta licitación y señaló que no lo hizo antes «por falta de secretario». Sin embargo, llegado a este punto, se preguntó «por qué no salió a concurso público cuando el señor Suárez Cortina estaba en el gobierno».

A esto Iglesias respondió que «estuvimos gobernando solo durante veintidós meses», aunque reconoce que se «está actuando tarde».

Además, el edil popular recordó que «es un asunto que desde el PP ya hemos preguntado varias veces en el Pleno». Por eso, se mostró molesto por que «otros quieran colgarse medallas».

Crítica similar realizó el portavoz de los concejales no adscritos, José Modesto Vallejo, quien acusó de «populista» al concejal de URAS. «¿No se enteró hasta ahora?», preguntó, al tiempo que recordó que su grupo también se preocupó por este asunto en diversas ocasiones. Vallejo reconoce que «no se cumple la ley» en el pago de unas facturas, cuyo servicio no se sacó a licitación, pero asegura que el más de un millón de euros «fue para pagar a los trabajadores de esta empresa» que, desde su punto de vista, «realizan un trabajo excelente». Todos los concejales de la Corporación coinciden en que se trata de un servicio «prioritario».·

Será más caro

El alcalde explicó a EL COMERCIO que el pliego de condiciones que se está redactando «es complejo y, con total seguridad, subirá el precio de la prestación de este servicio», que sirve de apoyo a la ayuda a domicilio, y del que disfrutan «muchos usuarios».

En este sentido, el regidor recordó que el concejo «es muy extenso» y eso encarece la prestación. Vallejo, por su parte, indicó que este servicio «no puede cambiarse cada poco tiempo», ya que «los mayores quieren tener siempre al mismo personal». Por otro lado, en cuanto a las manifestaciones del edil de URAS -quien indicó que la empresa ha recibido pagos por más de un millón de euros cuando hay un trabajador municipal jubilado al que se le deben 21.000 euros-, el alcalde explicó que este último abono «no se puede ejecutar porque es ilegal, ya que lo solicitó fuera de tiempo, tal y como recoge una sentencia», y acusó al edil de URAS de «no enterarse de nada».

La junta de gobierno municipal pretende aprobar la próxima semana las condiciones para encontrar la mejor oferta que preste el servicio de ayuda a domicilio en todo el concejo.

El alcalde asegura que «ya se estaba redactando» antes de las denuncias de URAS y niega que vaya a salir a concurso por este motivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos