La Vaqueirada, en busca de novios

A falta de seis meses para la tradicional ceremonia, la organización se queda sin la pareja que iba a casarse

DAVID SUÁREZ FUENTE ARISTÉBANO (VALDÉS).

A menos de seis meses para celebrar la tradicional boda vaqueira en el alto de Aristébano, la organización del Festival de la Vaqueirada se ha quedado sin novios. Así lo explica el presidente del Gran Consejo Rector, Jesús Landeira, quien indica que la pareja que se había comprometido «lo pensó y ahora no se casa». La identidad de los novios aún no había trascendido y la cancelación «nos ha pillado por sorpresa», añade.

Por eso, ha iniciado una cuenta atrás, en busca de un hombre y una mujer que quieran casarse. «Buscamos gente comprometida con la cultura vaqueira», dice el presidente, quien detalla que «tan solo es necesario estar viudo o soltero» para casarse por el rito católico.

La organización aclara que «no necesariamente la pareja tiene que ser descendientes de vaqueiros, pero en caso de empate, esa situación ayuda a desempatar».

De este modo, «podrá casarse cualquier pareja que quiera legalizar su matrimonio», afirma Landeira, añadiendo que incluso una pareja extranjera puede casarse en este festival. «No sería una situación anómala, pues ya se casaron personas que no eran descendientes de vaqueiros».

En otras ocasiones había lista de espera para contraer matrimonio en esta braña valdesana, pero en esta ocasión, aunque sí hubo más parejas interesadas, «no se creó una lista de espera». Por eso, ahora «tenemos que volver a tantear a las parejas», sostiene el presidente.

Es una boda en la que los novios reciben multitud de regalos, desde la noche de bodas en el Palacio Merás de Tineo, hasta un viaje, una televisión o un cheque con 600 euros donados por empresas y entidades bancarias. Además, la organización paga el banquete de una veintena de invitados, en un enlace de lo más popular y que «será inolvidable para los novios».

De Interés Turístico Nacional

La boda, declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional 1964, es seguida por cientos de personas que cada año suben al alto de Aristébano, donde pueden asistir a esta ceremonia, en la que ven llegar a caballo a los novios con un gran cortejo nupcial y disfrutar de los bailes y cánticos vaqueiros.

Landeira recuerda que no es la primera vez que faltan novios en la organización del Festival Vaqueiro y de la Vaqueirada, que en esta edición cumple sesenta años desde su creación. «Todavía estamos a tiempo», dice el presidente del Gran Consejo Rector, quien cree que en el tiempo que resta hasta el 29 de julio «es suficiente», ya que «las autoridades eclesiásticas nos dan facilidades», situación que ayuda a organizar el papeleo que supone el matrimonio.

Landeira no pierde la esperanza de encontrar a una pareja para celebrar de este enlace, en la que los novios contraen matrimonio vestidos de vaqueiros, promocionando así esta cultura tradicional de las brañas asturianas. Por eso, quiere animar a todas las parejas que estén pensando en casarse a que se pongan en contacto con la organización, para poder hacerlo en la Vaqueirada, en un acto en el que se impondrán también los galardones de vaqueiros de honor y se bailarán los tradicionales bailes vaqueiros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos