Los vecinos de Barcia denuncian «oscurantismo» en el desarrollo de la cantera

La cantera se localizaría entre la autovía y la carretera N-634. / E. C.

El presidente de la parroquia rural anuncia que convocará una reunión para explicar cómo avanza el proyecto de la explotación

BELÉN G. HIDALGO BARCIA (VALDÉS).

El yacimiento de arcillas y arenas que la empresa Minerales Industriales del Cantábrico pretende establecer en Barcia (Valdés) continúa siendo un quebradero de cabeza entre los vecinos de esta localidad valdesana. Su postura se puso de manifiesto hace apenas un año, fecha en que presentaron las alegaciones al proyecto ante la Dirección General de Minas y Energía del Principado de Asturias. Catorce folios recogían los motivos por los que los vecinos se oponían a la apertura de esta explotación en sus terrenos. Minerales Industriales del Cantábrico pretende levantar la cantera en la finca denominada 'Los Praducos', en el monte de Pedreros. Los terrenos se sitúan entre la nacional 634 y la Autovía del Cantábrico.

A día de hoy, afirman no haber tenido respuesta alguna a sus alegaciones; en cambio, su incertidumbre sí que se ha visto incrementada. Los vecinos de Barcia aseguran que hace apenas unos días conocieron la existencia de otras alegaciones presentadas en nombre de la parroquia rural presentadas al mismo tiempo. «Existe cierto oscurantismo que nos hace pensar que nos están ocultando información», denuncian los vecinos.

Entienden que no sea posible responder una a una las alegaciones, pero no comprenden por qué se han presentado unas alegaciones en nombre de la parroquia que desconocían. En ellas, afirman, se habría suprimido el punto en que los vecinos anulaban el preacuerdo existente que consideran inválido, puesto que no satisfacía sus demandas al no cumplir con el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y porque se ponía en peligro los recursos acuíferos del pueblo. Es aquí donde comienzan sus dudas, sus inquietudes y sus sospechas.

«Todo sigue igual»

Los vecinos entienden que al no coincidir las alegaciones que ellos habían presentado con las formuladas por la parroquia rural, los intereses de unos y otros son diferentes. El dilema de los residentes pasa por conocer si está vigente el precontrato aún que invalidaban el proyecto. De ser así, el presidente de la parroquia rural habría actuado en contra de las decisiones de los vecinos de Barcia.

Ricardo García Parrondo, presidente de esta entidad menor y concejal de Obras en al Ayuntamiento de Valdés, afirma que «hasta el momento, todo sigue igual. No hay respuesta a ninguna alegación». Además, asegura no entender la inquietud de los vecinos. Ante los posibles avances en la instalación de la cantera en Barcia, García Parrondo explica también que «la empresa habría realizado, al parecer, una modificación al proyecto adaptándose a las alegaciones formuladas. No obstante, desconozco si finalmente lo ha presentado».

No obstante, García Parrondo adelanta que se reunirá con los vecinos para contestar cualquier duda y reiterarles la información que, según asegura, ya conocen porque «oficialmente, no ha habido ningún movimiento respecto a la apertura de la cantera». Sin embargo, algunos vecinos afirman que el presidente de la parroquia rural les habría comunicado que ese proyecto que la empresa había modificado para adaptarse a las alegaciones formuladas sí se habría presentado.

Intereses diferentes

Ante esta situación, el malestar de los vecinos ante la posible apertura de esta cantera no es nueva. Las alarmas saltaron al conocer en octubre de 2016 las intenciones del Ayuntamiento de Valdés de modificar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). El objetivo de este cambio legislativo pasa por hacer posible el proyecto minero. El suelo afectado por la cantera es suelo no urbanizable de interés agrario que resultaría incompatible con la actividad minera.

Así, si se cambia el tipo de suelo, la cantera podría instalarse en esta zona sin necesidad de alejarse 500 metros de las casas o un kilómetro del núcleo rural, tal y como viene recogido en la actualidad en dicho Plan. Los vecinos entienden que con esta actuación el Ayuntamiento ha puesto de manifiesto su postura a favor de la explotación minera. «Está claro que no tenemos los mismos intereses», concluyen.

Fotos

Vídeos