Los vecinos de Navia temen que la obra en el espigón llegue tarde y «se mueran» los pinos

El pinar, inundado por el fuerte oleaje que en los últimos días azota la costa occidental. / B. G. H.
El pinar, inundado por el fuerte oleaje que en los últimos días azota la costa occidental. / B. G. H.

El temporal inundó el pinar y el agua salada amenaza con destruir los árboles, por lo que piden a Costas que agilice los trabajos en la zona

BELÉN G. HIDALGO NAVIA.

Los más mayores del concejo lo habían advertido ya en alguna ocasión. «La mar vuelve a donde estuvo». Y todo parece indicar que no les faltaba razón. En los últimos días, con el temporal, las mareas vivas han vuelto y el oleaje ha alcanzado una altura superior a los cuatro metros que, ante el estado del espigón, hace que las olas rompan directamente contra la playa. Así las cosas, cada vez que hay marejada, mareas vivas o avisos de temporal, como los de estos últimas días, el agua rebasa la playa e inunda el pinar colindante.

«Los árboles que hay entre la playa y la poza están secos y, el resto, sentenciados», lamentan desde la plataforma 'Salvemos la Poza'. La única solución con la que se podría frenar la pérdida del pinar pasa por la urgente actuación sobre el espigón. Éste frenaba la furia del oleaje e impedía que el agua penetrase en la zona arbolada. Ahora, su deterioro, trae consigo la muerte paulatina de los ejemplares. «Ese primer pinar se ha perdido. No tiene solución. El agua salada mató todos estos pinos y seguirá con los que están detrás si no se hace nada», indican desde el colectivo.

La estructura del espigón se encuentra deteriorada por la fuerza del mar y son varias de las piezas de hormigón que han quedado derribadas sobre la playa. En diciembre salieron a licitación las obras de reparación del espigón de la margen derecha de la ría. La actuación cuenta con un presupuesto de 411.894,47 euros y un plazo de ejecución de dos meses y medio. Está prevista la reconstrucción de la escollera de base a ambos lados del muro, el refuerzo de la cimentación, la reconstrucción del tramo fracturado y la protección del pie del espigón. Sin embargo, desde la plataforma, consideran que estas obras sobre el espigón deberían haberse realizado hace mucho tiempo. «Se prevé que comiencen en primavera y, para entonces, los pinos estarán muertos. Las administraciones no han hecho su trabajo a tiempo», critican.

La situación no es nueva. De hecho, según señala José Manuel Peláez, la mar lleva rompiendo encima de la playa desde hace varios temporales. «La primera barrera de pinos hace dos años que desapareció y, el resto, ya tiene casi la mitad secos. No quedan ni dunas ni vegetación. Al paso que vamos, nos quedaremos sin playa», explicó un vecino que pasea cada mañana por la zona.

La reparación del espigón se sumará a las obras de restauración de la poza, que realiza Demarcación de Costas desde el pasado mes de octubre. Una actuación que cuenta con un presupuesto de 591.476,29 euros y que prevé la apertura de un canal bajo el paseo marítimo de casi 30 metros para facilitar la entrada y salida de agua; así como el sellado de la parte inferior del muro. Estas medidas parecen insuficientes para luchar contra mareas intempestivas que amenazan modificar el paisaje que conocieron varias generaciones de naviegos. «Si esto sigue así, la playa será otra cosa», vaticinan desde la plataforma.

Temas

Navia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos