Verónica Pardo: «No ordené el derribo del campo de fútbol de Villademar»

La concejala de Obras de Cudillero, Verónica Pardo.
La edil, Verónica Pardo. / D. S. F.

«No se hizo ninguna poza para enterrar los escombros», indica la edil de Obras de Cudillero. Los cascotes fueron a Cogersa, según su departamento

DAVID SUÁREZ FUENTE VILLADEMAR (CUDILLERO).

La concejala de Obras de Cudillero, Verónica Pardo, negó ayer que los despojos del derribo del campo de fútbol de Villademar estén bajo el césped, tal y como denunció Somos Cudillero. «No se hizo ninguna poza para enterrar los escombros», dice la edil, quien asegura que «allí no se guardó ninguno», en referencia a las fotografías mostradas por Somos, del mes de abril, en las que aparecen cascotes en una fosa. «Se llevaron a Cogersa, según me dijo el encargado de Obras». La edil aseguró ser desconocedora de esta obra de demolición: «Yo no lo ordené y nunca fui allí», manifestó y señaló que la responsabilidad última corresponde al alcalde, «ya que no tengo la firma delegada», explicó.

A la denuncia de Somos presentada ante la Consejería de Medio Ambiente, tal y como publicó ayer EL COMERCIO, se suma ahora la de la eurodiputada de Podemos, Estefanía Torres, quien criticó «la mala gestión de los residuos del campo de fútbol de Los Tarronales» ante la Comisión Europea. «Es una absoluta irresponsabilidad política», indicó Torres, quien apuntó que el enterramiento de los cascotes «implica un riesgo para la salud pública y supone una degradación medioambiental».

Quince vertederos retirados

Ante esta denuncia, Pardo quiso recordar que desde que el Partido Popular alcanzó la Alcaldía en Cudillero «hemos retirado entre diez y quince vertederos». Por eso, la edil cree que «pedir mi dimisión es absurdo. Yo desconozco que haya escombros enterrados».

En lo que todas las partes coinciden, tanto Somos como el PP y los propios vecinos, es que el viejo campo de fútbol era un «nido de infecciones». Por eso, se decidió su demolición con el objetivo de ubicar las fiestas de Villademar en estos terrenos, algo que ven bien todas las formaciones políticas. En cuanto a las podas que en la actualidad están depositadas sobre estos terrenos, en los que habitualmente pasta el ganado, manifestó: «Están de manera provisional hasta poder llenar un contenedor y llevarlo a Cogersa».

El trabajador encargado de Obras, Abelardo Cernuda, al que la formación morada también pidió responsabilidades, no quiso manifestarse. «He puesto este asunto en manos de los abogados de mi sindicato», afirmó. El encargado ya tuvo que prestar declaración ante el Pleno municipal, a petición de Somos, por unos trabajos, que según este partido, se habían realizado en una parcela privada en el núcleo de Aroncés, propiedad de un familiar de la concejala de Obras.

Los terrenos donde se ubicaba el viejo campo de fútbol de Villademar fueron objeto de una permuta con una constructora para levantar el estadio de La Roja, una permuta que hasta la fecha no se ha hecho efectiva.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos