Viavélez pide al Principado que puje por el palacio de Jardón para uso científico

Vista general del palacio de Jardón, ubicado en la localidad de Viavélez, en El Franco. / E. C.
Vista general del palacio de Jardón, ubicado en la localidad de Viavélez, en El Franco. / E. C.

Los vecinos empiezan a recoger firmas para que el Gobierno participe en la subasta del edificio, cuyo precio de salida será de 1,3 millones

DAVID SUÁREZ FUENTE VIAVÉLEZ.

La asociación de vecinos Santo Ángel de Viavélez ha solicitado al Gobierno regional que compre el palacio de Jardón, que ha salido a subasta por un importe de 1,3 millones de euros. Los vecinos proponen que el edificio, también conocido como Quinta de San Jorge, se convierta en un instituto tecnológico que «sea una referencia en la investigación para todos los asturianos», defiende Hermenegildo Tellado Iglesias, presidente del colectivo vecinal.

Para ello, los vecinos han iniciado una recogida de firmas, a través de la plataforma digital Change.org, con el objetivo de instar al Principado a que adquiera el inmueble. «Se presta mucho para un centro cultural y científico», afirma Tellado Iglesias. Y es que el complejo cuenta, además del edificio principal, con unas caballerizas, las viviendas del jardinero y el mecánico y una gran extensión de terreno cercana a los 2.000 metros cuadrados que, según dice, «daría mucho juego». Para los vecinos, se trata de «una ubicación idónea para un centro de investigación ya que es una zona muy tranquila», y comparan este espacio con los centros de investigación de Dinamarca, ubicados en zonas rurales.

Otro de los posibles usos que se barajan para el edificio es convertirlo en un complejo hotelero, lo que podría traer a esta villa del occidente «una masificación que no queremos en El Franco», aseguran el colectivo vecinal, quienes reconocen que «el gasto para convertirlo en hotel sería mucho mayor».

Es la tercera vez que se intenta vender el inmueble, después de que en 2011 se publicase su oferta en una inmobiliaria. La primera puja, que tuvo lugar en 2015, fue declarada desierta tras recibir una oferta muy inferior al del precio de salida, lo que imposibilitó llegar a un acuerdo con el ofertante, según recoge el decreto del Juzgado de Castropol. A principios de este año, parte de los propietarios solicitaron a este tribunal la repetición de la subasta, con un precio de salida fijado en un 45,5% del valor de tasación, pasando de los 2.966.551 euros que se pedían por esta propiedad a los 1.349.780,71 por los que sale ahora a subasta.

Los interesados en adquirir este palacio tienen de plazo hasta el viernes, día 13, a las 18 horas. Para participar en la puja, los posibles compradores deberán aportar el 5% del valor del inmueble. El presidente vecinal teme que «sea muy poco tiempo el que dejamos al Principado para adquirir el inmueble», aunque advierte de que «nos van a decir que no tienen dinero, pero aunque lo tuviesen, seguro que no lo comprarían, a ver».

El palacio, de estilo neoclásico, fue construido entre 1914 y 1918 para el médico argentino Eduardo Jardón y su esposa, la franquina Teresa Ron y Magdalena, que lo utilizaron como casa de verano. «Era una persona muy querida», explica el dirigente vecinal, quien recuerda que este médico ya cuenta con una calle en esta villa marinera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos